Estudiantes cubanos repudian la política de Trump hacia la isla

Los miembros de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media de Cuba repudiaron el reciente discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y calificaron de acto circense su postura política hacia la Isla.

La organización perteneciente a la Sociedad Civil condenó resueltamente las medidas contempladas en el ‘Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba’.

Las directrices anunciadas por la nueva administración perjudican tanto al pueblo norteamericano como al nuestro, apostando a revertir el acercamiento logrado entre ambos países en materia de intercambio y cooperación, subraya un comunicado del estudiantado divulgado hoy por el diario Granma.

Apoyamos la Declaración del Gobierno Revolucionario, exigiendo el respeto a la integridad de nuestra nación y la no injerencia en sus asuntos internos, conscientes de que el destino de la patria, construida por generaciones de héroes, solo depende de nosotros, puntualiza el texto.

Repudiamos el circo escenificado en Miami con el objetivo de amedrentar y desacreditar a la Revolución, y con el propósito de satisfacer espurios intereses de politiqueros que hicieron de la causa anticubana un modo de vida, denuncia el ente estudiantil.

No cederemos jamás ante su ridícula e injusta política, y sus palabras agresivas no nos intimidan, al contrario, muestran una vez más las verdaderas intenciones de los que persisten en sus intenciones de derrotar al proceso revolucionario, enfatiza el comunicado.

Cuba sí tiene mucho que mostrar en cuanto a la defensa de los derechos humanos de sus ciudadanos y sobre el ejercicio de la democracia, expresaron los educandos.

El comunicado de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media tiene como telón de fondo el reciente anuncio de Trump de dar marcha atrás al proceso de normalización de las relaciones entre el país norteño y Cuba.

Trump dijo el 16 de junio que cancelaría totalmente el acuerdo de la administración anterior sobre la nación antillana.

Tal decisión es opuesta al criterio de una gran mayoría de norteamericanos que apoya la continuidad del acercamiento de Washington con la isla.

El ocupante de la Casa Blanca ratificó la vigencia del bloqueo y manifestó que adelantará una estrategia dirigida a hacer cumplir la prohibición que impide a los norteamericanos realizar viajes.

Prensa Latina


Pronunciamiento de la Federación Estudiantil Universitaria en apoyo a la Declaración del Gobierno Revolucionario

Cualquier estrategia anexionista fallará

El viernes último presenciamos, con indignación, el momento en que el presidente de los Estados Unidos de América realizaba desde Miami, y rodeado de la más recalcitrante fauna anexionista, una declaración furibunda, infundada, ahistórica, con una visión totalmente descontextualizada respecto a nuestra patria, que devino en un repulsivo circo mediático.

A su retórica obsoleta Donald Trump agregó la firma de la directiva denominada «Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba», documento que marca un punto de giro en el proceso hacia la normalización de las relaciones entre ambas naciones, del que se habían dado los primeros pasos bajo la administración del expresidente Barack Obama.

Esta provocación, mal elaborada por asesores de pensamiento ultrarcaico, más que infundir temor, ha servido para desmontar las verdaderas e inmutables intenciones imperiales del Gobierno de Estados Unidos, para aquellos que hubieran podido confundirse con la política de confrontación suave que se venía desarrollando. También demuestra el odio de un sector anticubano, derechista y extremista residente en Miami que, disfrazado de patriotismo, en realidad se enriquece y subsiste al amparo de la agresión contra nuestro pueblo.

Entre las medidas adoptadas se proclama el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba —política genocida que daña al pueblo cubano cotidianamente—, así como la eliminación de los intercambios educacionales «pueblo a pueblo» a título individual, con lo cual se violan los derechos de los cientos de estudiantes y profesionales norteamericanos que hasta ahora se superan en nuestras casas de altos estudios y conviven entre nosotros.

El señor Trump habla de Derechos Humanos, pero ignora los referentes a la salud, la seguridad social, la igualdad, los de los niños y los jóvenes, así como la conquista revolucionaria que nos permite disfrutar de una educación gratuita y de calidad, que en su país costaría cientos de miles de dólares a un joven que aspire a estudiar una carrera universitaria.

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU), como organización genuina de nuestra sociedad civil y en representación del estudiantado de ese nivel en Cuba, apoya la altruista y reiterada disposición de nuestro Gobierno, a pesar de las provocaciones, de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación con la administración estadounidense, pero sin someternos a ningún tipo de concesión o condicionamiento que contradiga nuestra independencia, soberanía y esencia antimperialista.

Señor Presidente de Estados Unidos de América, los jóvenes cubanos tenemos bien identificados a nuestros héroes, que no son los de Bahía de Cochinos, sino los combatientes revolucionarios de Playa Girón, con Fidel al frente, continuadores de Mella, Villena y Echeverría.

Cualquier estrategia anexionista fallará. Asumiremos el desafío de la confrontación a la que se nos somete, sea «suave o dura», y la FEU de Cuba mantendrá su posición de bastión y garante de esta gran obra que nos ha legado una Patria libre, independiente y soberana, y que nos ha dotado de derechos, responsabilidad y protagonismo.

El proceso revolucionario cubano no se detendrá, las transformaciones se harán como desde el 1ro. de enero de 1959: de forma soberana, «por los humildes y para los humildes». En este año tan cargado de gloria y significación, junto a Fidel, el Che y con la guía de Raúl y nuestro único Partido, decimos hoy: ¡Venceremos!

Consejo Nacional de la FEU

17 de junio de 2017

Juventud Rebelde