México: universidades rechazan el muro de Trump y lo califican como el “desprecio al otro”

Por considerar que la construcción del muro de la frontera norte por parte del gobierno de Estados Unidos es una “metáfora del desprecio al otro” que impiden el diálogo y la solidaridad entre pueblos, los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue; y de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo, fijaron un posicionamiento en contra de éste.

Como conclusión del coloquio denominado “Los acosos a la civilización de muro a muro”, que se celebró este mes en las instalaciones de la UNAM y de la UdeG, se acordó emitir este mensaje de rechazo a tales intenciones.

“Rechazamos todos aquellos muros, tanto materiales como simbólicos, que buscan impedir el diálogo y la solidaridad. Entre ellos, la desigualdad social, económica y social”, al mismo tiempo recordaron que la caída del muro de Berlín en 1989 se vio como una posibilidad de ampliar los vínculos humanos y colectivos frente a las identidades monolíticas.

En ese sentido aseguraron que “el muro que hoy se pretende construir en la frontera norte de México representa una nueva amenaza a la civilización”. Señalaron que en esta era de cambios la vocación de las universidades es la de fomentar principios cívicos y democráticos como son la igualdad, libertad, respeto a la diferencia, solidaridad y la investigación científica, “urgentes para combatir el ascenso de la xenofobia, el racismo, el sexismo, así como el tratamiento irracional del medio ambiente”.

Sobre este tema el rector de la UdeG, Tonatiuh Bravo agregó que la caída del muro de Berlín se “recibió en su momento como la metáfora de la esperanza y el arribo de una nueva época de bienestar, sin embargo, también abrió el camino a un capitalismo deshumanizante. El muro de Donald Trump se instituye como la metáfora del desprecio al otro. El arte y las humanidades, así como espacios de reflexión y diálogo”.

Destacaron que a pesar de la contribución económica y cultural de la población latina en Estados Unidos, “existe una creciente discriminación que es necesario contrarrestar desde las instituciones y mediante el fomento del diálogo, el respeto a la diversidad y la protección de los derechos civiles”.

Ambos coincidieron que con este muro, el cual no apoyan todos los estadounidenses lo único que generó es que las universidades tanto de México como de Estados Unidos estrechen lazos de colaboración y trabajo, pero también se tendría una disminución importante del tráfico de armas del vecino del norte a México.

El tema de la libertad de prensa no fue ajeno en este pronunciamiento al señalar que “la libertad de expresión, como lo demuestra el creciente número de periodistas asesinados en  nuestro país. La salvaguarda de esa libertad no es sólo una responsabilidad gubernamental, sino de los ciudadanos y de las instituciones en su conjunto”.

Al cuestionarlos qué se puede hacer desde la universidades, el rector de la UNAM, Enrique Graue, indicó que debe hacerse saber “ese rechazo enérgico de lo que consideramos es una barrera oprobiosa, tener conciencia de ello y de que no es todo el pueblo norteamericano, es un sector que actualmente está en el gobierno, pero el pueblo norteamericano es noble” y muchos de ellos han apoyado a los mexicanos.

El Occidental