La ONU exhorta a El Salvador a erradicar los feminicidios

La oficina de las Naciones Unidas (ONU) en El Salvador ha reiterado su llamado a las autoridades, instituciones nacionales y a la sociedad salvadoreña, a redoblar esfuerzos para erradicar el feminicidio y la impunidad en estos hechos, y a garantizar el derecho a una vida libre de violencia para las niñas, adolescentes y mujeres.

Según un medio local, a la fecha, 135 mujeres han sido asesinadas en lo que va del año, una cifra mayor a la reflejada el mismo período del año pasado en la que se reportaron 124 feminicidios.

“Condenamos rotundamente la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres, y el feminicidio como su expresión más extrema”, dijo el coordinador Residente de ONU en El Salvador, Christian Salazar Volkmann, “Para erradicarla es imperioso atacar la impunidad, investigar estos hechos e impartir pronta justicia. Asimismo, es preciso que la sociedad se movilice y se solidarice a favor de las niñas, adolescentes y mujeres que sufren agresiones”, emplazó.

El Salvador cuenta con una de las tasas de muertes violentas de mujeres más alta del mundo, 13.49 por cada 100,000 mujeres en 2017, según la Policía Nacional Civil (PNC).

Además, según la Encuesta Nacional de Violencia contra la Mujer 2017, de la DIGESTYC, 67 de cada 100 salvadoreñas mayores de 15 años han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de sus vidas. El mismo estudio refleja que sólo 6 de cada 100 mujeres agredidas denunció el hecho o buscó apoyo, la mayoría por falta de accesibilidad, porque pensaron que no les creerían, por vergüenza o por haber sido amenazadas.

Entre los casos que más han estremecido a la opinión pública recientemente se encuentran el de la joven embarazada Lilia Méndez cuyo cuerpo fue encontrado sobre la autopista a Comalapa en Olocuilta; la doctora Rosa Bonilla, asesinada presuntamente a manos de su esposo en Santa Ana; la agente policial Carla Ayala, desaparecida por un agente de la PNC en diciembre pasada; y más recientemente el asesinato de la periodista Karla Turcios.

La ONU expresa también que la persistencia de una cultura de discriminación basada en el género, las profundas desigualdades económicas y la impunidad, son factores que reproducen y perpetúan los patrones de violencia.

“En ese sentido, las Naciones Unidas anima al Estado salvadoreño a continuar aplicando las leyes existentes para enfrentar la violencia y la discriminación, así como de los instrumentos de políticas públicas que apoyan su implementación”, manifiesta.

Asimismo, exhorta a reforzar a los Tribunales Especializados para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres y los servicios de las oficinas Unimujer-ODAC de la Policía Nacional Civil, como acciones claves para garantizar que las niñas, adolescentes y mujeres puedan acceder a la justicia.

Por último, la ONU llama a reforzar la investigación de los feminicidios para garantizar el acceso a la justicia y erradicar la impunidad; también, a profundizar el compromiso de las instituciones nacionales con la protección y el respeto de los derechos humanos de las mujeres.

Contrapunto


VOLVER