Entrevista a Carlos De Feo, dirigente argentino del gremio de docentes universitarios: “No vamos a permitir que siga el ajuste a las universidades”

Entrevista a Carlos De Feo, titular de CONADU (Federación Nacional de Docentes Universitarios)

Por Luca Guillén, de la redacción de NODAL 

En esta semana se celebra la III Conferencia de Educación Superior en la ciudad argentina de Córdoba, elegida como sede ya que se cumplen 100 años de la Reforma Universitaria realizada por los estudiantes en 1918 que planteó la democratización de las casas de estudio. El mismo día que comenzaba la conferencia a la que asisten exponentes académicos de América Latina y el Caribe, los gremios docentes del país, junto a organizaciones políticas y estudiantiles, realizaron una marcha para denunciar el desfinanciamiento a la educación pública por parte del gobierno de Mauricio Macri.  “En defensa de la universidad pública, democrática y popular” fue el nombre de la movilización que organizó la Federación Nacional de Docentes Universitarios, Conadu. Carlos de Feo es arqueólogo, investigador del Conicet y Secretario General de Conadu, y en conversación con NODAL, plantea las principales demandas de la comunidad universitaria local.

-¿Cuáles son las razones para realizar esta marcha en el día del comienzo de la CRES?

-Estamos en la ciudad de Córdoba, en las puertas de la Ciudad Universitaria, haciendo una marcha que es numerosa y muy importante. El domingo pasado hicimos un encuentro latinoamericano de educación superior convocado por Conadu y distintas organizaciones estudiantiles donde participaron más de mil personas y contó con la palabra de Boaventura De Sousa Santos, Pablo Gentile, Eduardo Rinesi, y una cantidad de autoridades universitarias que demostró la firmeza de la decisión de la comunidad educativa de enfrentar los recortes de la alianza Cambiemos. Éstos han producido una caída del 20% del presupuesto en educación superior. Me parece que con esta respuesta queda claro que no solamente vamos a pelear por la paritaria docente, porque desde ya no vamos a aceptar el 15% de aumento de sueldos que nos ofrecen. Queremos un acuerdo digno, un acuerdo justo, pero no vamos a permitir continuar con el ajuste a las universidades porque lo que este gobierno quiere es una universidad elitista, una universidad para ricos, que sirva solamente a los intereses del mercado. Nosotros no vamos a acordar eso, para nosotros la universidad es un derecho, no solamente que todos los jóvenes puedan estudiar en ella, sino también que el conjunto de la población pueda gozar del conocimiento que allí se genera.

¿Qué lugar cree que tienen las universidades públicas en este encuentro regional a cien años de la reforma?

Las universidades tienen, en parte en Argentina y en América Latina también, un papel muy importante porque es en las universidades públicas donde no solamente se genera el pensamiento crítico sino que también se trabaja por mayores derechos. Hasta las universidades privadas también están hoy aquí. En Argentina tenemos un 80% de estudiantes en las públicas, en otros países es al revés. Es decir, las privadas tienen un papel muy importante pero que tiene que ver con un negocio, con la mercantilización que es la utilización del conocimiento en beneficio de un mercado y no lo que nosotros queremos. Por eso me parece que la participación de las universidades públicas y, sobre todo las argentinas que hemos defendido largamente este derecho, es central hoy en esta CRES.

¿Cómo ves la reconfiguración de la política regional en torno a la educación pública?

Esa es una de las cuestiones fundamentales, por eso el encuentro latinoamericano, porque tanto la política educativa como la económica, y el desarrollo industrial, siempre se definen regionalmente. Y eso lo vimos en los primeros diez años del siglo XIX cuando los gobiernos nacionales, populares, democráticos concluyeron en lo que después fue el Unasur, con Lula, Chávez, Néstor y Cristina, Evo Morales, todos ellos, fueron configurando una política distinta. Estos gobiernos permitieron un crecimiento de la educación pública, más universidades públicas para sectores muy vulnerables en Argentina, pero también más universidades federales en Brasil, y también en otros gobiernos. Hoy, al haber cambiado el signo político regional hay una política claramente opuesta.

Resultado de imagen para Carlos De Feo

Pero también es cierto que a los pueblos y su solidaridad lo vemos acá. El reclamo por la libertad de Lula da Silva se escucha y se ve acá, en distintas marchas en Argentina, como otras demandas de distintas países. Las organizaciones populares han demostrado su compromiso con ello. Esto también nos da aliento y nos hace esperar que podamos superar estos gobiernos neoliberales. Creo que en la Argentina tenemos un fuerte compromiso, los universitarios no estamos exentos de participar junto al conjunto de las fuerzas populares, los trabajadores y el pueblo, en alumbrar una alternativa que nos permita en el 2019 recuperar políticas que tengan un compromiso y no precisamente con el Fondo Monetario Internacional como se demostró. Me parece que lo mismo está sucediendo en otros países, la decisión de luchar y estar junto a las organizaciones populares la universidad lo hace. Es central para ir poniéndole un freno.


VOLVER