13 países de América Latina firman declaración que condena la violencia en Nicaragua

Chile y otros 12 países expresaron su preocupación ante la situación de Nicaragua

Los últimos acontecimientos de violencia contra la población de Nicaragua, hizo que los Gobiernos de la República Argentina, República Federativa de Brasil, República de Chile, República de Colombia, República de Costa Rica, República del Ecuador, República de Guatemala, República de Honduras, México, República de Panamá, República del Paraguay, República del Perú y República Oriental del Uruguay, se manifestaran ante la situación en la República de Nicaragua, realizando una declaración en conjunto.

Entre los puntos que señala el escrito están el llamado urgente al cese de las hostilidades y actos de violencia contra la población civil de Nicaragua, además de mostrar su preocupación por la violación de los derechos humanos en aquel país.

Los países involucrados en el escrito, además pidieron reactivar el diálogo nacional de manera de generar soluciones pacíficas al conflicto.

Revisa a continuación la declaración completa:

Declaración Especial sobre la situación en la República de Nicaragua

  1. Expresan su preocupación por la violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales y su más firme condena a los graves y reiterados hechos de violencia que se vienen produciendo en Nicaragua y que han provocado hasta la fecha la lamentable pérdida de más de 300 vidas humanas y centenares de heridos;  la represión y violencia contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, así como la tardanza en brindar asistencia médica urgente a los heridos.
  2. Exigen el cese inmediato a los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidas a la sociedad nicaragüense; y el desmantelamiento de los grupos paramilitares
  3. Instan a reactivar el diálogo nacional en Nicaragua, dentro de un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las Partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se vive en Nicaragua y el fortalecimiento  de la democracia, los Derechos Humanos y el Estado de derecho en ese país;
  4. Apoyan a la Conferencia Episcopal de Nicaragua para que continúe sus trabajos en pro de la búsqueda y promoción de soluciones del conflicto y en el respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses;
  5. Agradecen a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por las visitas realizada a Nicaragua para investigar los sucesos e instan al gobierno de Nicaragua a cumplir con las 15 recomendaciones formuladas; y a colaborar con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI);
  6. Hacen un llamado al Gobierno de Nicaragua y otros actores sociales para que demuestren su compromiso y participen constructivamente en negociaciones pacíficas con resultados concretos que aborden los desafíos fundamentales del país, de forma pacífica, incluido el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la implementación de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la OEA y la celebración de elecciones libres, justas y oportunas, en un ambiente libre de miedo, intimidación, amenazas o violencia.

Bruselas, 16 de julio de 2018

24 horas Chile


Aumenta condena internacional por represión en Nicaragua

El presidente de Chile se declara indignado por la violencia en Nicaragua, que ya cobra más de 300 vidas, el gobierno español llama al cese de la violencia. En Bruselas, la UE califica de deplorable los acontecimientos y el gobierno peruano llama al Gobierno a retomar el diálogo y cumplir recomendaciones de la CIDH.

El gobierno español condenó este domingo la violencia en Nicaragua y abogó por “soluciones políticas” a la crisis que vive el país centroamericano.

“El Gobierno de España condena todos los hechos de violencia acaecidos recientemente en Nicaragua y reitera la necesidad de que se respeten los derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión así como que se investiguen y juzguen todas las muertes acaecidas en esta crisis desde el 18 de abril”, indica un comunicado del ministerio español de Exteriores.

El ejecutivo español considera que “la crisis que vive Nicaragua requiere de soluciones políticas” y “hace un llamamiento al cese de toda violencia y a que se retome la vía del diálogo nacional”.

Madrid expresó asimismo su apoyo a la labor de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y sus instrumentos. También reconoce “muy especialmente la labor de mediación que realiza la Conferencia Episcopal de Nicaragua”.

La crisis política y los enfrentamientos en Nicaragua han dejado más de 270 muertos en tres meses, en el marco de una ola de protestas para pedir la salida del poder del presidente Daniel Ortega.

Piñera lamenta sucesos

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, condenó ayer “con fuerza e indignación” la pérdida de 351 vidas en la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua e hizo un llamamiento a ese país a poner término a la violencia y buscar acuerdos.

“Condeno con fuerza e indignación la pérdida de más de 350 vidas ocurridas en Nicaragua”, señaló el mandatario chileno en un comunicado que la Presidencia publicó en su cuenta oficial de Twitter. En opinión de Piñera, el presidente Ortega debe reanudar la mesa nacional de diálogo y sus respectivas comisiones, poner término a la violencia y pérdidas de vida y buscar acuerdos amplios e inclusivos para recuperar las libertades, la democracia, el respeto y la paz en Nicaragua.

Agregó que para ello es necesario terminar de inmediato la violenta represión y la detención arbitraria de quienes participan de las protestas. Asimismo, dijo, se debe garantizar el derecho a la libertad de expresión y la integridad y seguridad de todas las personas. “La comunidad internacional, y en especial nuestra región, a través de instancias como el Grupo de Lima, puede y debe hacer un aporte significativo al logro de estos urgentes y necesarios objetivos”, añadió el presidente Piñera.

Tema Nicaragua: A la Celac

Indicó que le ha pedido a su canciller, Roberto Ampuero, tratar este tema en la II Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea, que comienza este lunes en Bruselas.

Con, al menos, 351 muertos en casi tres meses, de acuerdo con cifras de organismos humanitarios locales, Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Unión europea: “Deplorables”

En Bruselas, la Unión Europea (UE) calificó ayer de “deplorables” los ataques a estudiantes y civiles durante las últimas horas en Nicaragua e instó a las autoridades a “garantizar la seguridad de la población”, además de pedir el cese de la violencia.

“Los actos de violencia contra estudiantes y civiles en Nicaragua, así como el retraso en la asistencia médica urgente para los heridos son deplorables”, afirmó en un comunicado la portavoz de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

En ese sentido, aseguró que los 28 esperan que las autoridades del país americano “garanticen la seguridad de la población y el respeto por los derechos fundamentales”. “Toda violencia debe parar ahora.

Reiteramos nuestro llamamiento a una solución pacífica y democrática para la situación en el país en el marco del diálogo nacional”, añadió la portavoz.

La tensión aumentó el sábado en Nicaragua tras la muerte de dos estudiantes en un ataque armado contra una iglesia de Managua, donde estos jóvenes se habían refugiado junto a periodistas y sacerdotes para escapar de la represión de las fuerzas leales al gobierno de Daniel Ortega.

Diario Metro


Cuatro países de Centroamérica condenan situación de Nicaragua

Cuatro gobiernos de Centroamérica oficializaron su preocupación y condena a la represión contra las protestas civiles en Nicaragua, además de instar a la reanudación del diálogo nacional entre el gobierno de Daniel Ortega y la sociedad civil.

Costa Rica, Panamá, Guatemala y Honduras emitieron comunicados a través de sus ministerios de relaciones exteriores, en los que llaman a una solución pacífica de la crisis que vive el país desde el pasado 18 de abril, cuando se recrudeció la represión de la policía y de fuerzas paramilitares contra la protesta civil que demandan la salida de Ortega del poder.

Costa Rica es uno de los países que ha lamentado la situación desde el principios. La vicepresidenta Epsy Campbell, desde su gestión como canciller ante la Organización de Estados Americanos (OEA), expresó el pasado 15 de junio que su gobierno se “rehúsa a guardar silencio ante la escalada de violencia en Nicaragua”, por lo que instó al gobierno de Ortega a “cesar inmediatamente la violencia y la detención arbitraria de los que participan en las protestas”.

Este domingo, la Cancillería de Costa Rica condenó a través de Twitter el “uso de la fuerza letal contra estudiantes y civiles en la Universidad Nacional Autónoma” de Nicaragua (UNAN), en alusión al ataque armado del viernes contra el recinto universitario, que estaba tomado desde mayo por estudiantes de la UNAN-Managua que demanda autonomía universitaria.

El fin de semana Panamá, Guatemala y Honduras también se pronunciaron e hicieron llamados oficiales a cesar la represión del gobierno.

El Gobierno de Guatemala, encabezado por el presidente Jimmy Morales, condenó la represión contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, en un comunicado emitido a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país centroamericano.

“El Gobierno de Guatemala continuará dando seguimiento a la situación en ese hermano país y manifiesta su compromiso de apoyar cualquier solución pacífica a la crisis”, manifiesta el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala.

El Gobierno de Panamá, encabezado por Juan Carlos Varela, repudió “los ataques contra estudiantes universitarios, sacerdotes, periodistas y ciudadanos refugiados en la Iglesia Divina Misericordia en Managua“, e hizo un “llamado a los responsables de los ataques armados, incendios provocados y crímenes, a cesar la violencia y al más estricto respeto a la vida, los derechos humanos, la seguridad, y la paz”, en un comunicado emitido a través del Ministerios de Relaciones Exteriores este 14 de julio.

El Gobierno de Honduras, encabezado Juan Orlando Hernández, llamó a “retomar cuanto antes las conversaciones en la mesa del Diálogo Nacional, con la mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y a que cesen todos los actos intimidatorios y violentos contra la población civil que se expresa de manera pacífica y sin armas”.

La Prensa


Iglesia insiste en dialogar para evitar más muertes

La Iglesia católica pidió este domingo al presidente Daniel Ortega “que se cambie de método” y se evite el uso de la fuerza en el levantamiento de tranques y barricadas, puestas por protestantes antigubernamentales en distintas ciudades del país, y le instó a dialogar para evitar más muertes.

“Que se cambie de método; no es la violencia la forma más adecuada, sino buscar la persuasión, puntos de comunicación como se hizo en Juigalpa, y lo hemos hecho en otras ciudades. Es necesario entrar en diálogo para evitar muertes”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes al concluir la misa dominical en la Catedral de Managua.

La denominada “operación limpieza” ha dejado decenas de muertos y heridos en las últimas dos semanas, porque civiles armados encapuchados y policías han atacado a protestantes en diferentes ciudades.

El viernes pasado desalojaron a los estudiantes de la UNAN-Managua, donde dos jóvenes murieron por balazos en la cabeza.

En un comunicado, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) instaron “especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos”, a reflexionar sobre la “grave y urgente” situación del país y a tomar las decisiones “que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia”.

El llamado de la CEN fue motivado por “un recrudecimiento de la represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente”.

“Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias de que está siendo objeto la población civil”, señala la CEN en su comunicación pastoral.

Asimismo, los obispos denunciaron la “estigmatización” que sufren miembros de la mesa del diálogo nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes.

Falta voluntad

Los obispos criticaron “la falta de voluntad política del Gobierno para dialogar sinceramente y buscar procesos reales que encaminen hacia una verdadera democracia”, señalando el incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en especial con relación al “desmantelamiento urgente de los elementos armados progubernamentales”.

“Cuando nos hemos querido sentar a instaurar la mesa para la democratización, ahí es cuando se da un choque, pero los diálogos son así. Al final el diálogo es la única opción, esto es un proceso y espero que lo más pronto todos trabajemos por Nicaragua”, explicó el cardenal Brenes.

El Nuevo Diario