CLACSO | Gerardo Ordoñez Barba, académico mexicano: “América Latina es una región que debemos privilegiar”

Entrevista a Gerardo Ordoñez Barba, académico mexicano

Por Carla Perelló, de la redacción de NODAL

El académico e investigador Gerardo Ordoñez Barba participará la próxima semana en Argentina de uno de los mayores encuentros académicos del mundo y estará al frente de, al menos, dos actividades(*) en el marco de la 8ª Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales en lo que será el I Foro Mundial del Pensamiento Crítico. ¿Por qué es importante difundir ciertas perspectivas de análisis? ¿Cuál es su lectura respecto de la coyuntura actual en México y la región?

-Usted participará de diversos paneles en Clacso, ¿por qué considera importante dar a conocer estudios y perspectivas sobre pobreza y desigualdad en este encuentro?

-Los dos principales problemas sociales de América Latina y, me atrevo a decir, de todos los países en desarrollo, son la pobreza y la desigualdad, los que además son generadores de otra serie de fenómenos sociales que afectan a grandes conjuntos poblacionales: la exclusión, la discriminación o la marginación. Por lo tanto, los estudios que dan cuenta de estos grandes fenómenos sociales deben ocupar, desde mi punto de vista y así lo ha entendido Clacso desde hace tiempo, un lugar privilegiado en todos los foros de ciencias sociales. En nuestro caso, el Grupo de Trabajo (GT) en Pobreza y Políticas Sociales ha desarrollado un cúmulo de investigaciones que, además de realizar diagnósticos sobre estas problemáticas, busca analizar su vinculación con las políticas públicas y la eficacia de los gobiernos de Latinoamérica para atenderlas. Precisamente una de las actividades que tendremos como GT es la presentación de un libro que acaba de ser publicado por Clacso y El Colegio de la Frontera Norte titulado “Políticas sociales en América Latina en los inicios del siglo XXI: innovaciones, inercias y retrocesos”. Además, tendremos dos paneles en los que se discutirán ponencias en torno a la globalización, la democracia y el bienestar social, en los que participarán especialistas de la talla del Robert Boyer (economista – Francia), Alicia Ziccardi (investigadora en ciencias sociales – Argentina-México), Candelaria Garay (políticas sociales – EEUU), Enrique Valencia (profesor e investigador – México), Alicia Puyana (economista e investigadora – Colombia), Luciana Jaccoud (socióloga – Brasil) y Carmen Midaglia (ciencia política e historia – Uruguay), entre otros.

-En un trabajo usted planteó que en México existe una “limitada capacidad del Estado para desplegar políticas de desarrollo social universales”. ¿Por qué? ¿Cambió algo en los últimos años?

-La capacidad del Estado mexicano es limitada en dos sentidos. En primer lugar, debido a que el sistema de protección social que se ha construido ha establecido diques para la inclusión de grandes conjuntos poblacionales a los bienes y servicios sociales, sobre todo a partir de la aplicación de un conjunto de reformas neoconservadoras en la década de los ´80 del siglo pasado y apuntaladas por el Consenso de Washington en los ´90. En la actualidad, menos del 30 por ciento de la población puede disfrutar, con cierta garantía, de todos los bienes y servicios básicos que aluden al bienestar, que además son reconocidos por nuestra Constitución como un derecho social: educación, salud, seguridad social, vivienda digna y una alimentación adecuada. En segundo término, la capacidad del Estado está restringida por el modelo económico que ha impedido crecer a las tasas que se requieren para la generación de empleos formales, con protección de la seguridad social y bien remunerados, y que también ha dificultado la puesta en marcha de políticas fiscales expansivas que permitan extraer los recursos necesarios para potenciar el desarrollo social.

En los últimos años el mayor avance que hemos tenido ha sido en la cobertura de los servicios de salud, que pasó de 40 a 85 por ciento entre el 2000 y el 2016, pero sobre todo por la aportación de un programa denominado Seguro Popular que ofrece, en comparación con los institutos de la seguridad social, una atención de menor calidad y alcance en cuanto a los padecimientos que son cubiertos. En las otras áreas del desarrollo social los avances son modestos o francamente decepcionantes. Todo ello a pesar que en los últimos 18 años el Poder Ejecutivo ha transitado por dos procesos de alternancia, tanto hacia la derecha con el PAN, como hacia el centro con el regreso del PRI en los últimos seis años, lo que había generado grandes expectativas de cambio. Hasta cierto punto este deficiente desempeño, junto con los grandes problemas de corrupción e inseguridad, han provocado una tercera alternancia, ahora de un partido de centro-izquierda y cuyo líder es (el presidente electo, Andrés Manuel) López Obrador (AMLO).

-A partir del 1° de diciembre asumirá el gobierno de López Obrador, quien sostiene que México ahora mirará más al sur. ¿Cuál es su análisis sobre la coyuntura actual respecto respecto a las dimensiones de trabajo y pobreza y cómo cree que podría impactar esta propuesta de AMLO en su país y en la región, en ese sentido?

Resultado de imagen para Gerardo Ordoñez Barba

-Sin duda una de las grandes enseñanzas que hemos experimentado con la reciente renegociación de nuestro Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), ha sido que debemos diversificar nuestras relaciones comerciales y por supuesto que América Latina es para el país una región que por historia y cultura debemos privilegiar. Ahora mismo con Centroamérica tenemos la urgencia de avanzar hacia una mayor integración económica, que permita ofrecer oportunidades de trabajo y desarrollo a nuestras respectivas sociedades. Con América del Sur también es deseable incentivar los intercambios económicos en un marco de equidad y con el objetivo de mejorar las condiciones de vida, sobre todo de los más pobres y excluidos. Sin embargo, es un proceso que será lento y no estará exento de tropiezos y resistencias. La actual coyuntura política, con un escenario polarizado y la emergencia de movimientos y partidos ultraconservadores o de izquierdas con tendencias autoritarias, hará más difícil tender puentes regionales, por lo que obligadamente habrá de cimentarse esta mirada hacia el sur que propone AMLO sobre acuerdos bilaterales.

* Gerardo Ordoñez Barba participará en el panel Desigualdades y Pobreza (jueves 22 a las 11, en la Universidad Nacional de las Artes, aula 103) y estará a cargo de la coordinación de la reunión del Grupo de Trabajo Pobreza y Políticas Sociales (viernes 23, a las 9, en la Universidad Nacional de San Martín, edificio Volta, aula 102).


VOLVER