Bolivia: el Tribunal Electoral rechaza 11 impugnaciones contra la repostulación de Evo Morales

El TSE rechaza 20 impugnaciones rumbo a las primarias; 11 contra el binomio Morales-García

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) rechazó este viernes 20 impugnaciones de un total de 21 presentadas contra cinco binomios presidenciales inscritos para las inéditas elecciones primarias del 27 de enero de 2019. Un total de 11 fueron contra el binomio oficialista Evo Morales-Álvaro García.

En nueve casos, la demanda de inhabilitación contra Morales fue rechazada porque tenía como base el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE), que establece una solo reelección continua y que no era requisito ni causal de inhabilitación, según un boletín que el Órgano Electoral divulgó la noche de este viernes.

“La parte demandante se ampara en el incumplimiento del artículo 168 de la Constitución Política del Estado, aspecto que no se enmarca con el incumplimiento de requisitos e incompatibilidades establecidas en el artículo 40 Parágrafo II) del Reglamento Específico de Elecciones Primarias”, señala la resolución de rechazo que se entregó al diputado opositor Rafael Quispe y a Marcel Martín Rivas, ambos impugnaron la candidatura del MAS.

Rivas fue “infiltrado” por el opositor Unidad Nacional (UN) en el MAS y el opositor Quispe figuraba en filas del oficialismo sin haberse inscrito.

Otra de las impugnaciones al binomio oficialista fue respaldada en el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016, cuando ganó el No a la repostulación de Morales, y una última en el artículo 208 de la Ley del Régimen Electoral que hace referencia al derecho del ciudadano a impugnar. Ninguna fue identificada como causal.

Otras seis impugnaciones rechazadas fueron dirigidas a los binomios presidenciales de Pan Bol (Ruth Nina y Leopoldo Chui); del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) (Virginio Lema y Fernando Untoja); de la alianza Comunidad Ciudadana (CC) (Carlos Mesa y Gustavo Pedraza); y del Partido Demócrata Cristiano (PDC) (Jaime Paz Zamora y Paola Barriga).

La demanda contra la dupla del PDC fue admitida, pero después fue declarada improbada.

El martes 4 de diciembre el TSE habilitó a ocho binomios presidenciales de cara a las primarias, que por primera vez celebrarán Bolivia.

Consulado General de Bolivia


En vísperas del 8D, el TSE afronta renuncias de 5 funcionarios claves

En días decisivos para conocer el fallo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en relación a la habilitación de Evo Morales para las elecciones primarias, al interior del Órgano Electoral se vive un “ambiente de inseguridad laboral” por los despidos sorpresivos de funcionarios “claves” para esta tarea que se conocerá este 8 de diciembre.

En el último mes se conoció al menos cinco despidos o renuncias de trabajadores con altos cargos y de trayectoria, dos de ellos que tienen relación directa con la revisión de aspectos jurídicos fundamentales para que la Sala Plena del TSE tome decisiones. Entre ellos aparece Jorge Fuentes, quien ocupaba el cargo de director nacional jurídico y Lizet Sempértegui, que ejercía como secretaria de cámara; además de ellos se alejaron Guillermo Hugo Holters, quien era el director nacional de administración; Karina Herrera, directora nacional del Sifde, y Sagrario Urgel, directora nacional de comunicación.

Una fuente del TSE señaló a Los Tiempos que los funcionarios de esta institución “están muy susceptibles” porque desde noviembre existen “presiones para renunciar”, lo que ha provocado un “ambiente de inseguridad laboral”. Dijo que esto causa “preocupación” considerando que se está en pleno proceso rumbo a las elecciones primarias.

Jorge Fuentes ocupaba un cargo “muy importante porque supervisaba todos los informes jurídicos que ayudan a que la Sala Plena tome decisiones”, dijo. En tanto que Sempértegui “daba fe a todos los actos de la Sala Plena”. Esto sucede después de que en octubre Katia Uriona renunciará a ser vocal cuando ocupaba el cargo de presidenta del TSE y José Luis Exeni al de Vicepresidente del mismo tribunal.

Al mismo tiempo, sube la presión tanto del oficialismo como de la oposición hacia el Órgano Electoral que incluso llegan a amenazas de procesos penales. Por un lado, el constitucionalista afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), Israel Campero, señaló que los vocales supremos están en la obligación de cumplir con la Sentencia Constitucional 0084/2017, es decir, habilitar al binomio oficialista Evo Morales-Álvaro García para un nuevo proceso electoral, caso contrario serían pasibles a sanciones de tipo penal.

“Nadie puede rehuirse a cumplir un fallo constitucional, tanto es así que el Código Procesal Constitucional, respecto a los fallos de las acciones de inconstitucionalidad y tutela de derechos ha modificado el Código Penal ergo (por tanto), señala que ‘si es que una autoridad pública rehuyere al cumplimiento de una decisión constitucional incurre en la comisión de un delito, esto es sumamente importante”, indicó.

EL VOTO TIENE UN RANGO SUPERIOR

El constitucionalista Williams Bascopé señala que “la voluntad del pueblo expresada el 21-F por mandato constitucional y legal tiene carácter vinculante para todos los órganos constituidos, además de ser de ejecución inmediata e irrepetible en un mismo periodo legislativo, con preclusión de sus resultados, consecuentemente el resultado del no a la reforma del artículo 168 de la constitución tiene plena vigencia”.

Agregó que el resultado del referendo tiene un rango supremo por emanar del pueblo y la decisión del TCP es de rango inferior porque emana de un órgano constituido.

Datos


TSE desarrolla aplicación de conteo rápido de votos; opositores desconfían

El sistema de Transmisión Rápida de Resultados Electorales Preliminares (TREP) es la apuesta con la que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) busca eliminar cualquier posibilidad de fraude en las elecciones de 2019, pero la oposición, pese a que ve con buenos ojos el proyecto, pone unánimemente en duda su éxito por la falta de credibilidad del Órgano Electoral.

En las presidenciales de 2014 se habilitaron 27.403 mesas a escala nacional, distribuidas en 4.440 recintos. Pero con el anterior TSE, el sistema de conteo rápido no funcionó. Ahora, el vicepresidente del TSE, Antonio Costas, que empezó este proyecto con la expresidenta Katia Uriona, tiene en la mira este desafío. “Es la transmisión de las fotos de todas las actas y de los resultados desde el momento del cierre de mesas”, explicó.

La información se sube a un sistema que está centralizado. Un equipo conformado por otro grupo de funcionarios realiza la validación del acta, sin observar los resultados de origen.

Luego de que se tienen esas dos variables, hay una tercera en la que se comparan los resultados y si coinciden se publican o pasan a revisión si no lo hacen, para verificar con la foto, si es que uno de los dos operadores cometió un error al transcribir

Opositores cuestionan

Los políticos dudan del proceso; el más crítico es el candidato a la Presidencia por UCS, Víctor Hugo Cárdenas, quien sentenció que todo este sistema es una “tomadura de pelo”, explicó que lo de las fotos de las actas “ya se aplicó en las elecciones judiciales y, a pesar de eso, el fraude continuó, lo que confirma que el TSE trabajó para atenuar el golpe que le dio el pueblo a los candidatos del Gobierno”.

Costas respondió que no fue así, “el sistema funciona con las actas de escrutinio y los originales van a las departamentales. Si hay diferencia, hubo una corrección aritmética o se anuló algún acta”, aseveró. Cárdenas criticó el accionar de la Sala Plena en el caso del 21-F. “Los vocales son empleados del Gobierno y cualquier cosa que digan o hagan no tiene sentido” y, además, adelantó que al ser “tan serviles a los caprichos del oficialismo, tarde o temprano responderán ante la justicia”.

El postulante a la Vicepresidencia por Comunidad Ciudadana, Gustavo Pedraza, recordó que el TSE no goza de la confianza del pueblo, “ese es un hecho irrefutable. Por ello, todo lo que se haga para buscar una elección transparente estará bien visto; sin embargo, el control de todo el proceso debe asumirse desde la ciudadanía y debe ser riguroso”.

El senador cruceño Óscar Ortiz, candidato por Bolivia dice No, manifestó que no se debe quitar importancia al conteo manual, pero “si el TSE toma estas fotos de las actas y las publica, efectivamente puede ser una medida de seguridad adicional ante la posibilidad de fraude. Por eso lo vemos como algo positivo en la medida en que pueda evitar alteraciones posteriores a la votación en cada mesa”. Con respecto a las observaciones de Cárdenas y Pedraza, manifestó que esto no puede quedar al margen de la exigencia al respeto del 21-F, pero “son cosas distintas, elecciones tienen que haber sin la candidatura del actual binomio del MAS”.

Consultada la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, aseguró que “es parte de la logística electoral”. Resaltó que la transmisión directa de datos complementa el trabajo de Sala Plena departamental, “que es la que en cada región realiza el cómputo oficial. Con esto, el TREP será un respaldo para este proceso.

El Deber