Mercosur-UE: Macron advierte que no firmará el acuerdo si Brasil abandona el pacto por el cambio climático

50

Macron avisa de que no firmará con MERCOSUR si Brasil abandona el Acuerdo de París

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha avisado este jueves de que no firmará el acuerdo comercial que la UE y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) llevan décadas negociando, si Brasil abandona el Acuerdo de París contra el cambio climático.

“Si Brasil deja el Acuerdo de París, en lo que a nosotros respecta, no firmaríamos un acuerdo comercial con ellos”, ha dicho el inquilino del Elíseo en declaraciones a los medios de comunicación desde la ciudad japonesa de Osaka, que estos días acoge el G-20.

Macron ha argumentado que los países europeos “estamos pidiendo a los agricultores que dejen de usar pesticidas, estamos pidiendo a nuestras compañías que produzcan menos carbono, lo cual tiene un coste en términos de competitividad”, por lo que “no vamos a dejar que entren bienes de otros países que no respetan nada de esto”.

Francia ya votó a principio de año en contra de abrir negociaciones comerciales entre la Unión Europea y Estados Unidos por la decisión de la Administración de Donald Trump de abandonar igualmente el Acuerdo de París. Sin embargo, el veto francés no frenó la iniciativa.

La UE y MERCOSUR iniciaron en 1999 las negociaciones comerciales, pero estuvieron totalmente paralizados entre 2004 y 2010, hasta que se retomaron formalmente en 2016. El comercio de automóviles, los productos lácteos o la contratación pública han sido solo algunos de los obstáculos que han ralentizado el diálogo.

El pasado 6 de junio, los presidentes de Brasil y Argentina, Jair Bolsonaro y Mauricio Macri, respectivamente, aseguraron que el acuerdo comercial entre la UE y MERCOSUR estaba “muy cerca”. El bloque comunitario, por su parte, ha declarado que es su “prioridad número uno”.

Notimérica


Após crítica de Macron, reunião bilateral com Bolsonaro é cancelada

A reunião entre o presidente Jair Bolsonaro e o presidente da França, Emmanuel Macron, foi cancelada na noite desta quinta-feira, 27 (horário de Brasília). Os dois iriam se encontrar na tarde desta sexta-feira, no horário de Osaka, no Japão, mas o encontro foi cancelado.

Segundo o porta-voz da Presidência, Otávio do Rego Barros, o cancelamento foi iniciativa do franceses, “assim como a solicitação da reunião foi da parte da França”. “Não partiu do Brasil a intenção do encontro, mas (o Brasil) acolheu”, afirmou o porta-voz. O motivo do cancelamento não foi informado às autoridades brasileiras, que o atribuem a um possível problema de “agenda”.

Nesta quinta, o francês ameaçou não assinar nenhum tratado comercial com o Brasil caso Bolsonaro saia do acordo climático de Paris. A declaração tem potencial de colocar em risco os trabalhos de negociações comerciais entre a União Europeia e o Mercosul.

“Se não falarmos do Acordo de Paris e se não formos capazes de defender nossos objetivos climáticos, (a declaração conjunta) será sem a França”, disse o presidente francês.

As posições de Bolsonaro sobre políticas de meio ambiente têm sido confrontadas por líderes europeus. A chanceler alemã, Angela Merkel, disse ver com grande preocupação as ações de Bolsonaro sobre desmatamento no Brasil.

Ao desembarcar em Osaka, no Japão, para o encontro do G-20, Bolsonaro contestou a chanceler alemã e disse que o País “tem exemplo para dar para a Alemanha” sobre meio ambiente. Ele também afirmou, depois, durante uma transmissão ao vivo na cidade japonesa, que não vai receber “pito” de ninguém. Foi uma referência a pressões internacionais envolvendo a questão ambiental no atual governo.

Terra


Avanza la negociación y hoy podría anunciarse un acuerdo Mercosur-Unión Europea

Después de 20 años de negociaciones infructuosas, el Mercosur y la Unión Europea (UE) enfrentan hoy una reunión decisiva en Bruselas que podría destrabar la aprobación del acuerdo de libre comercio entre los dos bloques.

Las delegaciones ministeriales de los países del Mercosur y de la Comisión Europea debatieron ayer las ofertas y detalles del eventual tratado hasta entrada la noche y decidieron retomar el diálogo esta mañana.

El canciller Jorge Faurie canceló su viaje a la Cumbre del G-20 en Osaka para seguir en la mesa de negociación. Espera transmitirle al presidente Mauricio Macri -que está en Japón- la noticia del acuerdo político que abriría las puertas a un salto extraordinario del comercio desde y hacia el otro lado del Atlántico.

A Faurie lo acompañan el ministro Dante Sica (Producción) y los secretarios de Estado Horacio Reyser (Relaciones Internacionales), Marisa Bircher (Comercio Exterior) y Luis Etchevehere (Agroindustria).

La ronda de negociación terminará al mediodía europeo (primera hora de la Argentina). Si el resultado fuera positivo, la expectativa de la Casa Rosada es que Macri haga el anuncio oficial en Japón, donde también están el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y los principales líderes de Europa.

Para Macri se trata no solo de un acuerdo comercial. Ve la posibilidad de pactar con la UE como un “sello reputacional” para la Argentina, que podría ayudar a la seguridad jurídica. Y, además, significaría un trofeo invalorable para la campaña electoral: “Nos permitiría mostrar las ventajas de la reinserción en el mundo y de la apertura de la economía, en contraste con el camino que propone el kirchnerismo”, indicó un alto funcionario que participa de las negociaciones.

La expectativa es máxima también en el mundo empresarial. La Unión Industrial Argentina (UIA) sigue a la distancia lo que se discute en Bruselas. La entidad transmitió a la delegación su preocupación por el impacto que podría tener en la producción nacional la reducción arancelaria. Y esperará a conocer la letra chica de un eventual acuerdo para sentar una posición oficial, según fuentes del sector.

A nivel político, Macri logró después de muchos intentos fallidos una sintonía bastante fina con Brasil. Bolsonaro se embanderó con el objetivo de conseguir el acuerdo y aportó para que el Mercosur (que también integran Uruguay y Paraguay) llegara al tramo decisivo con una oferta consistente.

En Europa hay una clara división en dos grupos. Alemania se pronunció a favor de avanzar rápido con un acuerdo, acompañada por España, Portugal, Austria y otra media docena de países. Francia encabeza el sector más reticente, en el que se alistan Bélgica, Irlanda y Polonia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, expresó ayer mismo sus reparos, referidos sobre todo al ingreso de productos agrícolas del Mercosur. Lo hizo en Osaka, al cuestionar la política medioambiental de Bolsonaro. “Nosotros estamos pidiendo a los agricultores que dejen de usar pesticidas; estamos pidiendo a nuestras compañías que produzcan menos carbono, lo cual tiene un costo en términos de competitividad. No vamos a dejar que entren bienes de otros países que no respetan nada de esto”, dijo.

Por eso, advirtió que no va a firmar nada si Bolsonaro cumple su amenaza de retirar a Brasil del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Fuentes del gobierno argentino explicaron que están en discusión cláusulas ambientales para zanjar estas tensiones.

La Unión Europea es hoy el segundo destino de las exportaciones argentinas. Por la baja de aranceles y las mejoras en cuestiones regulatorias, el comercio podría duplicarse si se firma el acuerdo, según cálculos privados.

De alcanzarse ese punto, se abrirá una etapa de pulido legal de los aspectos técnicos. Y el texto final deberá ser sometido luego a la aprobación de los distintos parlamentos nacionales antes de entrar en vigor.

La Nación


En Japón, Bolsonaro rebate Merkel: ‘Los alemanes tienen que aprender de Brasil’

Presidente Jair Bolsonaro aterrizó, el jueves 27, en Osaka, Japón, en la que se asistirá a la cumbre de líderes del G-20 , una organización que agrupa a las 20 principales economías en el mundo , entre 28 y 29. En una de sus primeras declaraciones en el país, Bolsonaro, preguntado por los periodistas, se defendió de las críticas de la canciller alemana, Angela Merkel, que dijo que estaba preocupado por la deforestación en Brasil.

“Ellos [alemanes] tienen que aprender mucho con nosotros. El presidente de Brasil que está aquí no es como algunos anteriores que vinieron para ser advertidos por otros países. No, la situación aquí es de respeto hacia Brasil. No aceptaremos tratamiento como en el pasado de algunos casos de jefes de estado que estuvieron aquí “, declaró el presidente brasileño.

El miércoles, Merkel rechazó las políticas ambientales del gobierno de Bolsonaro. “Al igual que ustedes, veo con gran preocupación la cuestión de las acciones del presidente brasileño [en relación a la deforestación] y, si la cuestión se presenta, aprovechar la oportunidad en el G20 para tener una discusión clara con él”, afirmó la canciller.

La agenda Bolsonaro en Osaka incluye cumplir con el príncipe saudí Mohammed bin Salman, líder en investigación de las Naciones Unidas, que se encontró “evidencia creíble” de su responsabilidad en el asesinato y la desaparición del cuerpo de Jamal Khashoggi periodista en Estambul en octubre de 2018. el presidente brasileño también siguen un evento de capacitación de las mujeresdurante la visita a Japón .

En su primera participación en la reunión de las veinte economías más grandes en el mundo, Bolsonaro también accedió a reunirse con el presidente de Francia , Emmanuel Macron, horas antes de viajar a Osaka. Itamaraty informó que todas las reuniones bilaterales que se darán en paralelo al G20 fueron solicitadas por los jefes de Estado de los demás países. Bolsonaro no pidió ningún encuentro.

Confirmaron sus conversaciones paralelas con Xi Jinping de China, Narendra Modi, la India , Lee Hsien Loong, en Singapur y Bin Salman. El brasileño pretende incluir en su agenda una reunión bilateral con Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica recién reelegido. Los presidentes Donald Trump, de Estados Unidos, y Vladimir Putin, de Rusia, están fuera de su horizonte, así como Abe.

Veja


VOLVER
Más notas sobre el tema