Nueve ministros de Salud en América Latina dejaron sus cargos desde que llegó la pandemia

Cambio de timón en manejo de la pandemia

Desde el primer caso del nuevo coronavirus en la región latinoamericana, el 26 de febrero de 2020, en Sao Paolo, Brasil, al menos nueve titulares de salud han dejado el cargo antes de tiempo por corrupción, política o por una fallida estrategia para manejar la crisis sanitaria.

La pandemia provocó cambios ministeriales en Brasil, Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú, El Salvador, Bahamas y ahora se suma Panamá, con la salida de la doctora Rosario Turner, como titular del Ministerio de Salud (Minsa).

Las experiencias de la mayoría de estos países fue que la crisis sanitaria se agravó, llevando consigo problemas sociales y económicos y hasta conflictos a lo interno de los gobiernos, pareciera que Panamá va por ese camino.

El 20 de marzo de 2020, el presidente de Perú Martín Vizcarra destituyó a la titular de la cartera, Elizabeth Hinostroza, que tenía cuatro meses en el cargo. Durante su periodo, había recibido fuertes críticas de colegios médicos y enfermeras por la escasa preparación del país para enfrentar la emergencia.

Perú ocupa el sexto lugar en el mundo con mayor número de contagios con 275.9 casos, Un día después, en Ecuador, que reporta una de las cifras más altas de muertes de la región, la ministra de Salud, Catalina Andramuño dejó el cargo, después de nueve meses.

“Enfrentar una emergencia sanitaria sin recursos es complicado”, argumentó Andramuño. En su lugar asumió el cargo el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Américas, el cardiólogo Juan Carlos Zeballos, experto en epidemiología.

Brasil, el segundo país del mundo con mayor número de contagios, vio renunciar a dos de sus ministros (Luis Henrique Mnadetta y Nelson Teich) en menos de un mes por desacuerdo con las políticas del presidente Jair Bolsarano para el combate de la pandemia.

En reemplazo de Teich, asumió el general del Ejército Eduardo Pazuello, que no cuenta con experiencia en el área. Las cifras colocan a Brasil como el segundo país del mundo con más casos de infectados y de personas fallecidas, siendo superado por Estados Unidos.

En el marco de la pandemia, el presidente Nayib Bukele, sustituyó a Ana Orellana por Francisco Alabi como ministra de Salud, a finales de marzo.

En Bolivia, la presidente interino Jeanine Añez, designó a Eidy Roca, el 28 de mayo de 2020, como la nueva ministra de Salud, después de una investigación contra el extitular de la cartera Marcelo Navajas, detenido por la compra de 170 ventiladores mecánicos con sobreprecio.

El 19 de junio, Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala, destituyó al ministro de Salud, Hugo Monroy, luego de cinco meses de gestión, tras críticas por deficiencias en su gestión. María Amelia Flores González, quien había trabajado en la cartera, lo reemplaza. A mediados de junio, el presidente de Chile Sebastián Piñera destituyó a su ministro de Salud, Jaime Mañalich en un momento en que el número de muertos por la pandemia está en entredicho después de que una investigación periodística revelara que los fallecidos podrían alcanzar los 5,000.

Piñera designó en su lugar a Enrique París, expresidente del Colegio Médico de Chile y una figura reconocida en el país, en medio de la expansión del virus. Mientras que en Panamá el presidente Laurentino Cortizo destituyó a Rosario Turner. Según declaraciones del mandatario panameño, la exministra había realizado una loable labor en el cargo, pero la notaba “cansada”, por esta razón había que refrescar al equipos de trabajo ante el incremento del impacto del coronavirus en el país.

La decisión del presidente Cortizo tomó por sorpresa a Turner y al país entero, generando opiniones encontradas no solo en la ciudadanía en general, sino a lo interno del propio colectivo político gobernante, el PRD. Cifras actuales colocan a Panamá en la segunda posición de países con mayor contagio de Centroamérica y el Caribe, superado por República Dominicana.

La Estrella


VOLVER