Luis Arce condena el motín policial de 2019 y pide “nunca más” quemar la Wiphala

1.085

En el aniversario policial, Arce condena el ‘motín’, pide ‘fidelidad’ y llevar la Wiphala con orgullo

En el acto por el 195° aniversario de la Policía, el presidente Luis Arce manifestó su condena al motín de 2019, pero además reiteró su pedido a la entidad del orden de fidelidad al gobierno constituido y llamó a llevar la Wiphala con orgullo y que “nunca más” se queme un símbolo patrio.

En su discurso, Arce sostuvo que existe un momento de reconstrucción del país, después de lo que calificó como “golpe de estado de noviembre de 2019 y de un gobierno de facto que utilizó a nuestra Policía para perseguir y criminalizar y atentar contra la vida del pueblo”.

En 2019, policías se amotinaron en medio del conflicto surgido tras las denuncias de fraude en las elecciones generales, en las cuales Evo Morales se había repostulado amparándose en una sentencia del Tribunal Constitucional, a pesar de que un referendo había ratificado el límite de reelecciones. En los movimientos se registraron hechos como la quema de la bandera Wiphala.

Arce sostuvo que los hechos de 2019 destruyeron la confianza del pueblo en las fuerzas del orden, por la participación de “algunos efectivos policiales”. Dijo que la mayoría de los efectivos son de madre de pollera y padre de abarcas, “son hijas e hijos de quienes el gobierno de facto tildaba de salvajes, de sediciosos, de terroristas”.

“Ese es el daño que ocasionó el motín policial la ruptura del orden constitucional y la instrumentalización política de la Policía como parte de un gobierno de facto que los enfrentó con el pueblo”, agregó.

El Presidente afirmó que se requiere una profunda reflexión al interior de la Policía Boliviana para encarar transformaciones estructurales.

Recordó que la Constitución establece que la Policía no delibera ni participa en acción política partidaria, por lo tanto señaló que la entidad del orden debe regirse en los principios de “servicio al pueblo boliviano, la honestidad, la disciplina, el respeto a la institución y a la democracia, así como la fidelidad al gobierno constitucional democrática y legalmente constituido”.

Llamó a que se cierre para siempre el paso “a quienes disfrazados de demócratas pretenden imponer con violencia lo que no logran conquistar en las urnas”. Dijo que el pueblo quiere una Policía “especializada, institucionalizada, descolonizada y despatriarcalizada”.

Arce manifestó que la Policía debe llevar la tricolor y la whipala como el mismo orgullo en su uniforme.

“Nunca más debe cortar, quemar ni pisar un símbolo patrio. La Policía no debe nunca más estar enfrentada al pueblo humilde del cual proviene y al cual debe servir. La wiphala es un símbolo de nuestra plurinacionalidad, de la complementariedad, del consenso, de la identidad y del equilibrio en nuestras diferencias y semejanzas. La whipala es símbolo de resistencia los pueblos se levantan con la whipala para luchar contra toda forma de opresión y la explotación, es un código ancestral que nos plantea el vivir bien sin racismo y discriminación”, acotó el mandatario.

Erbol


Presidente pide a la Policía encarar transformaciones estructurales para reestablecer la confianza de los bolivianos

Durante su intervención en el acto de conmemoración del 195 aniversario de la Policía Boliviana, el presidente Luis Arce manifestó que después del golpe de Estado de 2019 el Gobierno facto utilizó a esta institución para perseguir, criminalizar y atentar contra la vida del pueblo.

“Estamos en un momento de reconstrucción de nuestra patria después del golpe de Estado de noviembre de 2019 y de un Gobierno de facto que utilizó a nuestra Policía para perseguir, criminalizar y atentar contra la vida del pueblo”, manifestó.

Mencionó que el régimen de Jeanine Añez no solo destruyó los cimientos políticos, económicos y sociales, sino también la confianza del pueblo en la institución verde olvido, a tiempo de citar una encuesta que ubica a la Policía con un 60% de negatividad.

“¿Qué ocasionó la participación algunos efectivos policiales en el golpe de Estado en cuanto a la imagen institucional? En una encuesta realizada por Celac, entre el 20 de abril y el 11 de mayo de este año, en los nueve departamentos del país, la Policía Boliviana tiene cerca del 60% de negatividad en la opinión pública. Por culpa de un grupo de malos policías, todas y todos los efectivos sintieron en las calles el rechazo del pueblo de cual proviene la mayoría de la familia policial”, subrayó el mandatario.

En este sentido, instó a una reflexión al interior de la Policía Boliviana para encarar transformaciones estructurales, orientadas a reestablecer la confianza de todas y todos los bolivianos de una institución que está llamada a brindar seguridad.

“Ese es el daño que causó el motín policial, la ruptura del orden constitucional y la instrumentalización política de la Policía como parte de un Gobierno de facto que los enfrentó con el pueblo y buscaba que nieguen y sientan vergüenza de sus propias raíces”, subrayó.

Recordó a la Policía que, como establece la Constitución Política del Estado, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad, la conservación del orden público y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano que debe ejercerla de manera integral, indivisible y bajo un mando único, dependiente de la Presidente o Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

“De igual manera en el Artículo 251, numeral 2, se establece de manera clara que como institución la Policía Boliviana no delibera, ni participa en acción política partidaria; por lo tanto, los principios rectores de esta institución, como lo hemos venido señalando, deben ser el amor a nuestra patria, el servicio al pueblo boliviano, la honestidad, la disciplina, el respeto a la institución y a la democracia, así como la fidelidad al Gobierno constitucional, democrática y legalmente constituido”, ratificó.

La Policía Nacional de Bolivia fue creada el 24 de junio de 1826 mediante una ley reglamentaria dictada por Antonio José de Sucre.

Ahora el Pueblo


VOLVER

Más notas sobre el tema