Dueño de la constructura Odebrecht -la mayor de Brasil- y detenido desde junio de 2015, Marcelo Odebrecht fue condenado en primera instancia por el juez Sergio Moro a 19 años y 4 meses de prisión.

El juez Sergio Moro encontró a Odebrecht culpable de los delitos de corrupción, lavado de dinero y asociación para delinquir, en el ámbito de la Operación Lava Jato, que investiga el pago de sobornos en obras de la estatal Petrobras.

La mayor constructora de Brasil ha cuestionado duramente al proceso del Lava Jato, provocando un movimiento de la comunidad jurídica contra disposiciones del magistrado, como la de prorrogar indefinidamente las detenciones de carácter preventivo para forzar delaciones premiadas.

El empresario es el sexto gran contratista investigado en la Operación Lava Jato, que también dictaminó penas de prisión a directivos de las constructoras Mendes Junior, OAS, Galvão Engenharia, Engevix y Camargo Corrêa. El proceso ha golpeado duramente al sector de la ingeniería civil de Brasil.

En la sentencia, el juez Moro dijo del empresario (que renunció a la dirección de la empresa a fines del año pasado) que “la práctica del crimen de corrupción envolvió el pago R$ 108.809.565,00 y US$ 35 millones” a directivos de Petrobras también investigados y condenados.

Según Moro, las cantidades implicadas en las operaciones consideradas ilícitas fueron “muy expresivas”. La condena a Odebrecht se basó -fundamentalmente- en testimonios de arrepentidos que contaron su implicación en el esquema de sobornos en Petrobras a cambio de rebajar sus condenas.

El empresario y nieto del fundador de la mayor constructora del país, salió de la dirección de la empresa en diciembre de 1015.

Brasil 247