El juez federal Ricardo Leite, de Brasilia, aceptó el viernes una denuncia de la Fiscalía y procesó al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por la acusación de intento de obstrucción a la justicia.

La causa, que involucra también al ex senador Delcidio do Amaral, está relacionada con un supuesto intento de compra de silencio del ex director de Petrobras Néstor Cerveró, condenado por la justicia en el caso Lava Jato.

La acusación contra el ex mandatario, que en la víspera llevó su caso a la ONU indicando que es víctima de persecución judicial en Brasil, fue presentada por el Fiscal General de la República, Rodrigo Janot.

Según la denuncia, Lula y otros acusados habrían intentado comprar el silencio de Cerveró por 250.000 reales. Lula, en una declaración previa a la Fiscalía, negó cualquier acción en ese sentido.

Brasil 24/7


Lula dice estar “cansado” y pide a la fiscalía brasileña que pruebe las acusaciones

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, imputado este viernes por supuesta obstrucción de la Justicia en la Operación Lava Jato, ha asegurado que está “cansado” de este tipo de acusaciones porque es la fiscalía y la policía las que tienen que probar los hechos.

Lula ha sido sorprendido por la noticia cuando participaba en un seminario en São Paulo, y se ha dirigido directamente a la platea.

“No quiero hablar de mis problemas personales para no transformarlos en problemas colectivos, pero mientras estoy aquí hablando con vosotros me he enterado que se aceptó una denuncia contra mí por obstrucción de Justicia. Vamos a ver que es. No quería tratar del asunto, pero ya me cansé”, ha dicho.

Acto seguido Lula ha remarcado que son la fiscalía, la policía o la prensa quienes tienen que probar que tiene un apartamento mostrando algún tipo de contrato, en referencia al tríplex de Guarujá, que habría recibido como agradecimiento por sus gestiones a favor de empresas manchadas en la trama de Petrobras.

Sin embargo, la imputación de Lula de este viernes, la primera desde que arrancó la Operación Lava Jato, no se refiere a este apartamento, sino a las supuestas maniobras que se llevaron a cabo para silenciar al exdirectivo de Petrobras Néstor Cerveró, uno de los principales delatores del caso.

Según las investigaciones Lula estaría detrás de los intentos de acallar a Cerveró, una operación que lideraba el ex senador del Partido de los Trabajadores (PT) Delcídio Amaral, que también ha sido imputado este viernes.

Sputnik News