Para reducir los daños, Nin le pidió disculpas a Brasil

El gobierno uruguayo se dio cuenta rápidamente de que el enfrentamiento con Brasil había ido demasiado lejos. Para intentar controlar los daños, el canciller Rodolfo Nin Novoa llamó a su colega brasileño, José Serra, y le pidió disculpas por haber insinuado que la diplomacia norteña había intentado “comprar” a la administración Vázquez para que no dejara la presidencia temporal del Mercosur y para que abandonase su postura de que esa posición le corresponde a Venezuela. Nin Novoa intentó desactivar con una llamada telefónica ayer por la tarde el grave enfrentamiento diplomático que había motivado su insinuación.

La conversación fue confirmada por el propio Serra que señaló que “no hay ningún problema más en nuestro trabajo con Uruguay”. “Él (Nin Novoa) considera que hubo un malentendido, una equivocación de parte de ellos”, agregó. Pero no quiso decir si había recibido un pedido de disculpas. “No voy a ser indiscreto”, señaló, según Folha de São Paulo.

La cancillería uruguaya emitió un comunicado en el que intentó explicar que todo se debió a “un malentendido”. Refiriéndose a la visita de Serra a Uruguay, el comunicado señala que “cabe consignar que hubo un malentendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la Presidencia Pro Tempore del Mercosur”.

Nin Novoa había dicho en la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes que al presidente Tabaré Vázquez y a él mismo les había molestado mucho el ofrecimiento de realizar promociones comerciales conjuntas, porque lo habían interpretado como un intento de “compra” para que Uruguay cambiase su firme postura de abandonar la presidencia temporal del Mercosur para que la asumiera Venezuela.

El comunicado agrega que el saldo de las reuniones con Serra fue, en realidad, “altamen- te positivo, desarrollándose en el marco de los estrechos vínculos de amistad y de cooperación que caracteriza a ambos países”.

“Uruguay entiende que la prioridad esencial es lograr evitar cualquier impasse que provoque una paralización en las actividades del bloque”, agrega el comunicado. “Con el objetivo de lograr el fin último de fortalecer el Mercosur, tanto en su funcionamiento interno como en su capacidad para desarrollar una agenda de negociaciones externas activas, el diálogo entre los Estados Parte es esencial para ese propósito compartido”, culmina el comunicado.

Onda expansiva

La onda expansiva de los dichos de Nin Novoa en el Parlamento, además de llevar a que el embajador uruguayo en Brasil, Carlos Amorín, fuese convocado a una reunión en la que la cancillería norteña le hizo saber de su descontento, llevó a que el Partido de los Trabajadores (PT), de la suspendida presidenta brasileña Dilma Rousseff, saliese a defender a Uruguay.

El diputado del PT, Paulo Pimenta, dijo que “la belicosidad contra Uruguay es la consecuencia de la política externa contra el Mercosur de este gobierno golpista de (Michel) Temer (presidente interino)”. “Brasil siempre tuvo relaciones amistosas con Uruguay, esta actitud hostil destruye toda la amistad que construimos en los gobiernos de los presidentes Lula y Dilma”, agregó Pimenta,

Le respondió Aécio Neves, excandidato presidencial del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, que dijo que rechazaba “de forma absolutamente clara las acusaciones injustificadas” de Nin Novoa.

Ahora, por lo menos, parece que el gobierno Vázquez restableció al menos un mínimo de comunicación con el de Michel Temer, con el que claramente no tiene sintonía. De hecho, parte del Frente Amplio considera que Temer participó de un golpe contra su antecesora, Dilma Rousseff.

Ayer de tarde tres parlamentarios del Parlasur, el excanciller argentino Jorge Taiana, el veterano diputado del PT de Brasil, Arlindo Chinaglia, y el frenteamplista Daniel Caggiani se reunieron con Nin Novoa para ofrecer sus “buenos oficios” y dejaron entrever que el roce con Brasil se estaba desactivando. Caggiani comentó, tras la reunión, que habían encontrado “buena disposición del gobierno uruguayo a buscar una salida al bloqueo que hoy existe en el Mercosur”.

De todas formas, sigue sin resolverse el tema de la presidencia del bloque.

Maduro: “Gracias a Vázquez y al Frente”

Todos los días el verborrágico presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hace comentarios que agitan el avispero del Mercosur, enfatizando en las divergencias que hay entre sus miembros. “Le doy las gracias al presidente Tabaré Vázquez, al pueblo del Uruguay, al Frente Amplio del Uruguay por toda la fuerza moral que han demostrado”, dijo ayer Maduro durante su programa televisivo aludiendo a que Uruguay todavía sostiene que la presidencia del Mercosur debiera ser venezolana.

“Aquí está Venezuela, presidente en ejercicio y miembro pleno del Mercosur y de ahí no nos saca nada ni nadie”, agregó Maduro. “Vamos a luchar por salvar el Mercosur”, se enardeció. Y dijo que rescatará al bloque de la derecha “golpista y capitalista”.

Por su parte, la canciller argentina, Susana Malcorra, aseguró que se está “trabajando mucho para lograr que este impasse que se da en el Mercosur por el tema del traspaso se resuelva rápido”. “Tenemos que reforzar el Mercosur, salir de este impasse y avanzar no solo en las negociaciones con la Unión Europea, sino en un Mercosur más fuerte, sólido, y que integre nuestras economías, que es la mejor forma de llegar al mundo”, consideró.

Lo cierto es que las conversaciones con la Unión Europea, aunque continúan, no van ni para atrás ni para adelante. Uruguay busca formas de incrementar su inserción en el mundo y en octubre firmará un acuerdo que profundizará las preferencias comerciales bilaterales acordadas con Chile. Y trata intensamente de profundizar su comercio con Perú, Colombia y México.

FUEGO CRUZADO

Pelea por un puesto que incide muy poco

El martes 23 habrá una reunión de coordinadores nacionales de las cancillerías del Mercosur para intentar definir el ya prolongado diferendo motivado por la acefalía en la presidencia del bloque. Un grupo de parlamentarios del Parlasur, además, se reunirá con los cancilleres para contribuir a una solución.

Mientras Venezuela se considera en ejercicio de la presidencia del Mercosur, Brasil y Paraguay siguen firmes en su posición de rechazar que el país caribeño desempeñe el cargo. El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, dijo a El País que “Venezuela tiene que entender lo que está pasando, no asumió la presidencia y hay que buscar una solución que es lo que estamos haciendo”. “La presidencia es un mero gestor del mandato de los países socios. Ni me quiero referir a lo que dice el presidente de Venezuela”, señaló.

Más allá de que Brasil y Uruguay limaron parcialmente asperezas, el gobierno de Tabaré Vázquez tiene resuelto ir a las eventuales reuniones que convoque Venezuela. Argentina, Brasil y Paraguay no lo harán. Además, la cancillería uruguaya que el año pasado se había mostrado crítica del gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ahora entiende que en ese país hay una democracia en la medida que sigue funcionando la Asamblea Nacional, que es controlada por la oposición.

La postura uruguaya no podría ser más diferente de la de Brasil, cuyo canciller José Serra escribió ayer en Twitter que “continuamos preocupados con Venezuela, que vive bajo un régimen autoritario, un gobierno que mantiene presos políticos no es una democracia”. “Más aún: en Venezuela faltan 95% de los medicamentos, el desabastecimiento de alimentos es cruel, la economía está desorganizada y en depresión”, agregó.

El diferendo quizás se resuelva con el simple transcurrir del tiempo porque la presidencia pro tempore pasará en diciembre a Argen-tina. Todo el tema se fue complicando con una escalada de declaraciones de los distintos países pese a que la presidencia del Mercosur simplemente convoca reuniones y fija agendas, lo que hace más extraño el actual impasse que sí puso en evidencia el gran aislamiento actual del gobierno de Maduro.

El País


Comunicado de la Cancillería de Uruguay: Visita del Canciller de la República Federativa del Brasil, José Serra

Con relación al Comunicado de Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, referente a declaraciones sobre la visita del Canciller de la República Federativa del Brasil, José Serra, efectuada a Montevideo el pasado mes de julio, corresponde clarificar:

La visita tuvo dos objetivos principales: El primero, considerar y examinar temas que hacen a la relación bilateral y que constituyen aspectos prioritarios para ambas partes. En segundo lugar, presentar la posición brasileña sobre el traspaso de la Presidencia Pro Tempore del MERCOSUR al país miembro, que debía recibir la misma según el criterio ya establecido dentro del bloque.

El intercambio de temas relativos a las relaciones bilaterales fue altamente positivo, desarrollándose en el marco de los estrechos vínculos de amistad y de cooperación que caracteriza a ambos países y que, tal como lo califica el Comunicado de Itamaraty de 16 de agosto, tiene carácter de relación estratégica.

Cabe consignar que hubo un mal entendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la Presidencia Pro Tempore del MERCOSUR.

Uruguay entiende que la prioridad esencial es lograr evitar cualquier impasse que provoque una paralización en las actividades del bloque.

Con el objetivo de lograr el fin último de fortalecer el MERCOSUR, tanto en su funcionamiento interno como en su capacidad para desarrollar una agenda de negociaciones externas activas, el diálogo entre los Estados Parte es esencial para ese propósito compartido.

 Montevideo, 17 de agosto de 2016

MRREE


Grupo de alto nivel del Parlasur se reunió con Nin Novoa

La incertidumbre que vive el Mercosur no tiene “soluciones mágicas” y para “destrabar las situaciones de mayor polarización” en el bloque se debe dialogar y buscar consensos, dijo el presidente del Parlamento del Mercosur, Jorge Taiana, tras reunirse con el canciller Rodolfo Nin Novoa.

Tres de los cinco integrantes del grupo de alto nivel del Parlamento del Mercosur (Parlasur), creado en la última sesión de ese organismo, se reunieron ayer con Novoa para abordar la crisis del Mercosur por la presidencia pro témpore, que Venezuela asumió sin que Argentina, Brasil y Paraguay lo aprueben.

A la cita no acudieron ni el representante paraguayo, Alfonso González Núñez, ni el venezolano, Luis Emilio Rondón, debido, según explicó Taiana a la prensa, a motivos de salud en el caso del primero y de tiempo en el del segundo.

En cuanto al contenido de la reunión con el ministro de Exteriores uruguayo, Taiana manifestó que hubo coincidencias entre Nin Novoa y el grupo del Parlasur acerca de la necesidad de “evitar la parálisis” del Mercosur durante seis meses debido al tema de la presidencia rotativa.

También destacó que hubo consensos en cuanto a la “importancia de la integración”, el respeto a la normativa del bloque y la voluntad de buscar soluciones y de no hacer “las cosas más difíciles”.

“Tenemos esperanza en que vamos a poder contribuir a tratar de desbloquear una situación que, de mantenerse, todos sabemos que llevará a una parálisis del Mercosur, y eso es lo que todos queremos evitar”, aseguró el argentino.

En ese sentido, el grupo de alto nivel del Mercosur tiene previsto intentar reunirse con las Cancillerías del resto de socios del bloque y dialogar con ellas en ese afán de “disminuir la polarización” que se ha instalado en el grupo regional.

A finales de julio, Uruguay decidió dejar la presidencia temporal del bloque al finalizar su mandato de seis meses y, debido al orden rotativo alfabético del grupo, sería Venezuela a quien le tocaría asumirla.

Uruguay dejó su mandato pero no traspasó la presidencia al país caribeño, que anunció al resto de socios a través de una nota diplomática que la asumía.

Esto provocó las protestas de Argentina, Brasil y Paraguay, que consideran que la presidencia del bloque está vacante.

Desde entonces, se han sucedido diversos cruces de declaraciones, como las del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en las que cargó contra Argentina, Brasil y Paraguay calificando a esos países de “triple alianza golpista de ultraderecha” y en las que añadió que su país “se declara en batalla” para salvar al Mercosur.

Asimismo, el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, también dijo este martes que en estos momentos el Mercosur “es propiedad de los cuatro Estados fundadores”, es decir, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, y agregó que no incluye en esa lista a Venezuela debido a sus incumplimientos con las reglas del bloque, entre otras razones.

En ese sentido, el vicepresidente de Brasil ante la mesa directiva del Parlasur, Arlindo Chinaglia, dijo tras la reunión con Nin Novoa que era una necesidad del grupo de alto nivel colaborar en el límite de su competencia para reducir las tensiones en el grupo.

“Los últimos hechos reforzaron esa necesidad”, aseguró el brasileño.

Por su parte, el vicepresidente por parte de Uruguay en el Parlasur, Daniel Caggiani, destacó que hubo “una muy buena disposición del Gobierno uruguayo para buscar una salida a esta situación de bloqueo político que existe en el Mercosur”.

“Se estuvieron analizando diferentes iniciativas. Esas iniciativas van a quedar reservadas en el marco de la reunión porque si fueran públicas también podrían entorpecer la solución del mismo”, añadió.

Según dijo a Efe Caggiani, se espera que la próxima reunión del grupo de alto nivel sea con la Cancillería venezolana la próxima semana, aunque todavía no hay nada concretado.

Montevideo


Serra: Venezuela entrou no Mercosul por golpe e não pode assumir a presidência

O ministro das Relações Exteriores, José Serra, disse ontem (17) que a entrada da Venezuela no Mercosul foi um “golpe” conduzido pelos governo do Brasil e da Argentina na época e reafirmou que o país de Nicolás Maduro não pode assumir a presidência pro tempore do bloco.

“A Venezuela não cumpriu os pré-requisitos do Mercosul. O governo venezuelano entrou no Mercosul a partir de um golpe, porque para entrar é preciso que os outros membros concordem unanimemente e o Paraguai não concordava. Então, naquele momento os governos do Brasil e da Argentina lideraram um processo para suspender o Paraguai”, disse o ministro em entrevista no Itamaraty.

Na ocasião da suspensão temporária do Paraguai, em 2012, o país era presidido por Federico Franco, que se opunha à entrada da Venezuela no bloco. O país foi suspenso após o afastamento do então presidente Fernando Lugo.

Para Serra, a Venezuela não tem condições de presidir o Mercosul por não cumprir requisitos previstos nas normas internas do bloco, entre elas a chamada cláusula democrática. Segundo o ministro, o país não respeita direitos humanos e vive sob um regime autoritário. “País que tem preso político não pode ser um país democrático”, criticou. O descumprimento da cláusula democrática pode levar a sanções e até a saída do bloco regional.

“A Venezuela não vai assumir o Mercosul, isso é seguro. Agora estamos procurando uma fórmula que tem de ser encontrada de levar o Mercosul até dezembro e em janeiro assume o presidente [Maurício] Macri, da Argentina”, disse o chanceler.

O impasse sobre a presidência pro tempore do Mercosul começou no dia 29 de julho, quando o Uruguai deu por encerrada sua gestão. As regras do grupo preveem que o comando seja trocado a cada seis meses, seguindo a ordem alfabética, por isso a sucessora seria a Venezuela. No entanto, Brasil, Paraguai e Argentina são contrários à transferência da presidência ao país de Maduro por divergências políticas com o regime bolivariano.

A passagem oficial da presidência pro tempore deveria ter ocorrido na Cúpula de Presidentes do bloco, prevista para primeira quinzena de julho, em Montevidéu, mas que foi cancelada. Em meio à crise, a Venezuela hasteou a bandeira do Mercosul em Caracas e se declarou na presidência do bloco, mesmo sem o reconhecimento da maioria dos integrantes.

Além da solução alternativa para a presidência, Serra defendeu a reestruturação do Mercosul. “Os países originais [Brasil, Paraguai, Uruguai e Argentina] estão todos de acordo. Temos uma pauta para isso e precisamos logo dar continuidade para trabalhar nessa direção.”

Nova crise no bloco

Em mais um episódio da crise no Mercosul, na semana passada, o chanceler uruguaio, Rodolfo Novoa, acusou o Brasil de tentar “comprar o voto” do país na polêmica envolvendo a transição da presidência pro tempore. A declaração provocou uma reação do governo brasileiro no começo da semana, mas hoje Serra disse que houve apenas um “mal entendido” por parte do Uruguai.

“Recebi um telefonema do ministro uruguaio das Relações Exteriores e a situação foi esclarecida e não há mais nenhum problema em nosso trabalho conjunto com o Uruguai”, disse. Serra se negou a dizer se houve pedido de desculpas ao governo brasileiro por parte do ministro uruguaio.

Eleições na Venezuela

Na entrevista, Serra também defendeu a convocação de um referendo na Venezuela para realização de novas eleições ainda este ano. Na tarde, o ministro brasileiro se reuniu com dois opositores de Nicolás Maduro: o presidente da Comissão Permanente de Relações Exteriores, Soberania e Integração da Assembleia Nacional da Venezuela, deputado Luís Florido, e o coordenador político do partido Vontade Popular, Carlos Vecchio, exilado político, para tratar do referendo revogatório no país.

“Reiteramos nossa preocupação com essa situação e desejamos ardentemente que seja realizado um referendo revogatório, que representa nada mais nada menos do que a consulta à população se o governo atual deve continuar ou não. Ele é um instrumento previsto na Constituição venezuelana e o governo tem adiado, ganhado tempo, querendo adiar o referendo para o ano que vem. No ano que vem, pelas leis vigentes, o presidente Maduro poderá indicar seu vice. De maneira que se ele perder o referendo, ocupa alguém ligado a ele”, analisou Serra.

Se a consulta for realizada até o dia 10 de janeiro de 2017, pode haver novas eleições no país. “Portanto, estamos com regime na Venezuela autoritário, discricionário, repressivo e não precisamos ir mais longe quando pensamos na situação que o povo venezuelano está vivendo. Faltam 95% dos medicamentos, desabastecimento alimentar cruel, fábricas e lugares de trabalho fechadas e a Venezuela está sem rumo nesse momento”, criticou.

Ao ser questionado se o instrumento que convoca novas eleições poderia ser aplicado no Brasil, que também enfrenta uma crise política e tem um governo interino, Serra descartou a possibilidade e disse que o tamanho do país demandaria uma estrutura muito complexa.

“Uma vez até me fizeram uma proposta para eu, como senador, apresentar projeto de recall, revogatório [das eleições], mas é muito complexo num país que tem 5,5 mil municípios, 27 estados, é muito complexo”, disse.

Vecchio disse que uma comitiva veio ao Brasil pedir apoio à realização do referendo. Segundo o político, a Venezuela prepara uma manifestação nacional no dia 1º de setembro para pressionar o governo pela realização da consulta pública.

“Vai ser uma demonstração contundente do povo venezuelano. Quando o povo de [Simón] Bolívar sal à rua, coisas grandes acontecem.”

EBC


Argentina pide completar la evaluación técnica sobre la adhesión de Venezuela

“La posibilidad del incumplimiento es parte del camino que se está evaluando, porque el marco de referencia del Mercosur fija las necesidades de incumplimientos pero no determina exactamente cómo manejarlos”, indicó ayer la canciller en una conferencia de prensa.

Con esa frase se refirió a que el viernes pasado vencieron los plazos para que Venezuela completara el cronograna establecido en el Protocolo de Adhesión para la adaptación del país a las normas del bloque, entre ellos la convergencia al Arancel Externo Común y la completa desgravación del comercio.

La ministra precisó que los países fundadores tendrán que “armar, a partir del consenso, si dar por incumplido ahora” las condiciones establecidas en el protocolo para la adhesión plena o “si extender el plazo de cumplimiento con ciertos condicionantes”.

Malcorra explicó que el 12 de agosto era la fecha límite para la adecuación total de Venezuela pero “una vez vencido ese plazo hay que hacer una evaluación completa que lleva unos días y trabajar sobre las opciones en caso de incumplimiento”, razón por la cual los coordinadores nacionales de los fundadores establecieron hasta el próximo 23 “para hacer este inventario y ofrecer a los cancilleres alternativas hacia adelante”.

“Hay una serie de alternativas que se están evaluando y van a tener que ser discutidas por los miembros para acordarlas. Esto se tiene que hacer en el entendimiento de que queremos solidificar al Mercosur, y unificar posiciones es parte de esa solidificación”, explicó.

Malcorra ratificó que la previsión es que el 23 de agosto vuelvan a reunirse los coordinadores con todos los detalles de la evaluación y una propuesta a los cancilleres sobre la situación de Venezuela.

Esta evaluación está centrada en lo estipulado en el Protocolo de Adhesión de Venezuela al Mercosur, por el cual el gobierno de Caracas debía apegarse a un cronograma de adaptación e intrenalización de la normativa del bloque, y cuyo último plazo estaba fijado para el 12 de agosto pasado.

La normativa incluye desde los constitutivos Tratado de Asunción y Protocolo de Ouro Preto, hasta el Acuerdo de Complementación Económica (ACE 18) bajo paraguas de la Aladi, que establece el mercado común; todas las decisiones del Consejo Mercado Común (CMC), máximo órgano de decisión, y los protocolos adicionales, que rigen solución de controversias, medidas sanitarias y fitosanitarias, salvaguardas, libre circulación de bienes y personas.

Brasil y Paraguay, sin embargo, sostienen con mayor énfasis, que el incumplimiento más grave por parte de Caracas es hacia el Protocolo de Ushuaia de cláusula democrática, a la luz de las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela, persecución y encarcelamiento de opositores políticos y baja calidad de la democracia.

Esta discusión agudizó la crisis en el bloque, que se perfilaba desde la aceptación de Venezuela como miembro pleno en junio de 2012, con Paraguay suspendido y sin que el parlamento de ese país hubiera ratificado el ingreso del país caribeño.

Ayer, la crisis tocó un punto álgido al conocerse una versión periodística que atribuye al canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, declaraciones en las que denuncia supuestas presiones de su par brasileño José Serra al presidente Tabaré Vázquez para que Uruguay no traspasara la presidencia pro témpore a Venezuela para el segundo semestre, que le corresponde por orden alfabético.

El hecho motivó que la Cancillería brasileña convocara al embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorín, para expresar “sorpresa y descontento” frente a tales versiones, que en lenguaje diplomático implica una queja formal.

Malcorra desestimó ayer que el gobierno argentino haya vivido una instancia similar y reforzó la idea de fortalecer los mecanismos institucionales del bloque.

“Argentina no recibió presión de nadie”, sostuvo la ministra al ser consultada al respecto en la conferencia de prensa que ofreció junto al canciller de Dinamarca, Kristian Jensen.

“Somos firmes creyentes en el Mercosur. Estamos trabajando mucho para lograr que este impasse que hay por la cuestión de la presidencia pro témpore se resuelva rápido. Nuestros equipos están completamente dedicados; yo estoy completamente dedicada”, enfatizó la canciller.

La diplomática abogó por una salida inmediata del conflicto para “avanzar no solamente en la negociación con la Unión Europea, que es prioridad, sino para lograr un bloque “más sólido, que integre realmente nuestras economías y llegue al mundo de la mejor manera”.

Télam


Loizaga: “Mercosur es propiedad de los cuatro Estados fundadores”

“El Mercosur es propiedad de los cuatro Estados fundadores en este momento”, dijo Loizaga a los periodistas, en relación a Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay.

El canciller añadió que no incluye a “Venezuela en el sentido que hoy no ejerce la presidencia pro témpore, tenemos situaciones de incumplimiento por parte de Venezuela y creo que un lenguaje de esa naturaleza poco contribuye a la imagen externa del Mercosur”.

Paraguay es uno de los países del Mercosur, junto a Argentina y Brasil, que no reconocen la decisión unilateral de Venezuela de finales del mes pasado, cuando anunció que se hacía cargo de la presidencia temporal del bloque en base a la rotación alfabética establecida en su normativa.

Hasta entonces la presidencia la ostentaba Uruguay, que terminó su mandato sin la tradicional cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, que Paraguay condiciona como indispensable para que se dé el traspaso.

Ello provocó una crisis en el bloque y acusaciones del Gobierno venezolano a Paraguay, Argentina y Brasil, a los que calificó de formar una “triple alianza” y de relanzar un “Plan Cóndor” en la región, como se conoce a las operaciones de represión en las dictaduras del Cono Sur de América en los años 70 y 80.

Respecto a esas expresiones, Loizaga señaló a los medios locales que el “Gobierno venezolano está utilizando un lenguaje poco acostumbrado en el ámbito diplomático y, por sobre todo, un lenguaje de mucha provocación que el Gobierno paraguayo no va a responder”.

“Estas situaciones colaboran poco para avanzar en proyectos y darle una solución a esta situación”, comentó el canciller.

Loizaga aclaró que no se van a producir novedades en cuanto a la resolución de la crisis hasta la próxima reunión de coordinadores de Mercosur, prevista para el 23 de agosto en Montevideo.

El pasado sábado, Paraguay solicitó al resto de países fundadores del Mercosur que se proceda a realizar una “revisión jurídica” del protocolo de adhesión de Venezuela al bloque debido al incumplimiento del país caribeño de la normativa contenida en ese compromiso, firmado en 2006.

Sin embargo, la cancillería venezolana aseguró el lunes que el país caribeño ha cumplido con los compromisos asumidos en el protocolo de adhesión al Mercosur.

Además rechazó “categóricamente” lo que considera “falsarias antijurídicas” de Argentina, Paraguay y Brasil, que, señaló, “pretenden vender” la idea de que el país caribeño incumplió.

Paraguay