FIRMARON EL PACTO DE SAN ANTONIO DE PADUA, LANZADO POR EL PAPA FRANCISCO

La Organización Paraguaya de Cooperación Intermunicipal (OPACI) impulsó la firma de adhesión de los intendentes al Pacto de San Antonio de Padua. El acto tuvo lugar este lunes en el Gran Hotel del Paraguay, con participación de miembros de la Junta Directiva de la OPACI, de otros intendentes municipales y de representantes de la Federación Argentina de Municipios, como ser el intendente de Merlo, Gustavo Adolfo Menéndez y el Director Ejecutivo de la referida entidad, Juan Mateo.

Para la rúbrica del documento, considerado guía y liderazgo espiritual del Papa Francisco, se realizó una sesión de honor de la Junta Directiva de OPACI y se recordó que ésta por unanimidad resolvió adherirse al pacto, que fundamentalmente busca atender los problemas que producen los daños ambientales, que ponen en riesgo la convivencia en la llamada “Casa Común”.

“Hoy no honra este acontecimiento”, comenzó diciendo la presidenta de la OPACI, María del Carmen Benítez, al dar inicio al acto y ofrecer la bienvenida a todos los participantes. Explicó con la firma de adhesión al paco se ratifica la lucha del municipalismo por los más desprotejido, por los más necesitados.

“Tuvimos el pedido de adhesión de nuestros hermanos argentinos y tuvo una gran aceptación entre los municipios”, enfatizó la presidenta.

Con la firma del documento se toma un compromiso institucional, que surge a la luz de los lineamientos doctrinales predicados por el papa Francisco. Los municipalistas entienden que es tiempo de construir políticas alternativas y por eso se considera oportuna comprometerse con el Pacto de San Antonio de Padua.

OPACI


PACTO DE SAN ANTONIO DE PADUA

Los Intendentes Municipales, signatarios del presente Pacto acuerdan:

Considerando que es tiempo de iniciar la construcción de condiciones políticas alternativas, inspirados en el liderazgo internacional del Papa Francisco que nos insta a concebir “el planeta como Patria y la humanidad como Pueblo”.

Que la “unidad es superior al conflicto”. Desde el diálogo plural y fraterno podemos alcanzar las soluciones que nos unen en la diversidad y nos ayudan a concretar el bien común.

Que “el tiempo es superior al espacio”. Este principio nos alienta a trabajar a largo plazo posponiendo las miradas cortoplacistas y coyunturales. Los justicialistas siempre fuimos aliados del tiempo y no de la sangre ni tampoco de los apresuramientos que llevan a la desmesura y el fracaso.

Que “la realidad es más importante que la idea”. Comprender el contexto para conducirlo hacia las obras es una respuesta plausible y no la conceptualización generadora de un idealismo ficticio. Al respecto, Francisco señala: “Hay políticos –e incluso dirigentes religiosos- que se preguntan por qué el pueblo no los comprende y no los sigue, si sus propuestas son tan lógicas y claras. Posiblemente sea porque se instalaron en el reino de la pura idea y redujeron la política o la fe a la retórica” (Evangelii Gaudium, Nº 232); Renovando el deber asumido ante el Santo Padre en el Vaticano el 22 de julio de 2015, ocasión en que se efectuó el encuentro de alcaldes sobre “Esclavitud moderna y cambio climático, el compromiso de las grandes ciudades” y en un todo de acuerdo con los lineamientos doctrinales de la encíclica Laudato si;

Tomar el compromiso de:

1) Luchar contra el narcotráfico promoviendo la prevención desde la niñez y la contención para la reinserción social de las víctimas, ya que “sin clientes no hay negocio”.

2) Trabajar para lograr erradicar el hambre y la desnutrición infantil.

3) Combatir con todo el peso de la ley y del Estado la violencia de género e intrafamiliar.

4) Proteger a la familia como célula básica de la sociedad y la vida humana desde la concepción.

5) Alentar el uso de energías bajas en carbono, entre ellas, las renovables.

6) Combatir la pobreza;

7) Trabajar para lograr garantizar el acceso universal a la salud, a la educación de calidad y al agua potable.

8) Fomentar la cooperación para erradicar el trabajo y abuso infantil, la trata de personas y todas las formas modernas de esclavitud.

9) Impulsar por ordenanza la creación de Observatorios para tareas de cambios de paradigmas, de conductas individuales y colectivas, convocando a la comunidad vecinal, comercial, industrial y demás sectores organizados, a fin de cuidar entre todos la Casa Común que es el Planeta Tierra en el marco de la Encíclica Laudato Si.

Por tanto, en el Año del Bicentenario de la Independencia de la Patria, suscribimos este Pacto Haciendo una opción preferencial por los desamparados, por los pobres y la justicia social, bajo la guía espiritual del Papa Francisco.

Convento de la Hermandad Franciscana, San Antonio de Padua – Partido de Merlo, 18 de enero de 2016, Año del Jubileo de la Misericordia.

Para descargar el documento presione aquí