Martín Balza, exmilitar y embajador argentino: “la solución para Venezuela no es una intervención militar sino política y diplomática”

Entrevista a Martín Balza, exmilitar y embajador argentino

Por Pedro Brieger, director de NODAL

La decisión de un grupo de países de invocar el Tratado Interamericano de Ayuda Recíproca (TIAR) en una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) el 11 de septiembre, justo en un aniversario del golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile, provocó múltiples reacciones de rechazo. Para conocer las implicancias de la decisión NODAL consultó al ex jefe del Estado Mayor del ejército argentino, el general (r) Martín Balza quien también fuera embajador en Colombia y Costa Rica y veterano de la guerra de Malvinas en 1982.

¿Cómo interpreta la convocatoria del TIAR?

Sorpresivamente, se ha tomado conocimiento de que la Organización de Estados Americanos aprobó la convocatoria del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, conocido coloquialmente como el TIAR, para tratar la situación en Venezuela. No hay ninguna duda de que Venezuela está viviendo una crisis política, sociopolítica y económica gravísima, pero la solución no es una intervención militar sino precisamente política y diplomática. Y creo que hay que hacer un esfuerzo muy grande en la región para evitar un baño de sangre.

¿Por qué existe el TIAR?

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca se creó en septiembre de 1947 con una finalidad que respondía a las exigencias de la entonces Guerra Fría que se estaba iniciando. Se hablaba de que en un ataque armado de cualquier Estado contra un país americano sería considerado un ataque a todos y, por lo tanto, todos deberían ayudar -militarmente por supuesto- a repeler esa agresión de un ataque exterior a un país americano. Y también, esto llevaba implícito que se podía convocar ante un ataque contra la soberanía e independencia de cualquier otro país que atentara contra la paz americana.

¿El TIAR se ha aplicado en muchas oportunidades?

En 70 años creo que se invocó 10 o 12 veces, pero prácticamente se aplicaba a problemas internos, no a agresiones exteriores. Es curioso que en 1982, cuando se lo convocó por el caso de Malvinas, hubo cuatro países que se abstuvieron de apoyar a la Argentina. Esos países fueron Estados Unidos, Colombia, Chile y Belice, que ahora tres de esos cuatro países apoyan la convocatoria del TIAR para intervenir en un asunto interno que requiere una solución política y diplomática; es un asunto interno de Venezuela. Evidentemente esto es un caso inédito porque facilitaría a algún país con intención de intervenir militarmente desde hace tiempo por razones que todos conocemos; no se registraría una intervención militar si no fuera que Venezuela es una de las reservas más grandes del mundo en petróleo. Creo que si esto es aprobado y sigue adelante, es algo muy peligroso. En lo personal, reiteradamente he dicho que para mí el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca es más inútil que un libro de quejas. Es un resabio de la Guerra Fría que finalizó hace ya varias décadas.


VOLVER