Qué pasó con las llamas en las selvas de Brasil, Bolivia y Paraguay

110

Incendios en el Amazonas: ¿qué pasó con las llamas que arrasaban las selvas en Brasil, Bolivia y Paraguay?

Durante agosto no se habló de otra cosa: la selva amazónica estaba siendo arrasada por incendios, en algunos casos provocados para utilizar el suelo para la ganadería y la siembra de soja.

Debido a esto, Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil -donde se concentra la mayor parte de la Amazonía- estuvo bajo fuerte presión internacional para controlar estos incendios y evitar una catástrofe ambiental.

Las imágenes de miles de hectáreas de bosque tropical envueltas en llamas se mezclaban con las impresionantes cifras que lanzaban organismos internacionales: en agosto de este año se registraron 30.901 incendios forestales en la Amazonía, casi el triple de los que se anotaron en el mismo período en 2018.

Sin embargo, Bolsonaro insistió en que se trató de una campaña de mentiras por parte de la prensa local e internacional, según expresó durante su discurso ante la Asamblea de Naciones Unidas este martes.

La Amazonía no está siendo devastada, ni está siendo consumida por el fuego“,declaró Bolsonaro.

Pero no es solo Brasil: un cuadro similar de incendios arrasadores se registró en Bolivia y Paraguay, donde también hay una gran parte de la Amazonía.

Humo en el bosque
La deforestación ha contribuido a que la selva sea más inflamable. Foto: REUTERS vía BBC. 

Durante casi todo el mes pasado, varios organismos locales le pidieron al presidente de Bolivia, Evo Morales, que declarara la emergencia nacional debido a la quema de más de 1,7 millones de hectáreas, especialmente en la zona de Santa Cruz de la Sierra.

Pero el mandatario se ha negado a hacerlo, bajo la explicación de que ya se había expedido un decreto similar a principios de este año.

En Paraguay, especialmente en el norte del país, se contaron al menos 600 focos de incendios, lo que llevó al gobierno del presidente Mario Abdo Martínez a declarar la emergencia nacional el pasado 9 de septiembre.

Pero ¿se logró controlar esos incendios?, ¿qué pasó con la ayuda ofrecida por varios países para evitar una tragedia ecológica?

La respuesta corta: los incendios siguen. La respuesta larga es más compleja.

Brasil

Muchos culparon a Bolsonaro por el dramático aumento de los incendios, debido a su discurso crítico ante el cambio climático y a su voluntad política de priorizar el crecimiento económico sobre el cuidado ambiental.

A pesar de su posición en la que alegaba cuestiones de soberanía -y tras varias semanas de presión internacional, que incluyó un tira y afloja con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el rechazo de una donación de US$20 millones por parte del G7-, Bolsonaro decidió tomar medidas.

Una de ellas fue enviar personal del Ejército a la zona, que hasta ahora ha realizado 571 procedimientos por tierra y 250 operaciones por aire para controlar los incendios.

Jair Bolsonaro ante la Asamblea General de Naciones Unidas
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, señaló que la Amazonía no está siendo devastada por su gobierno. Foto: GETTY IMAGES vía BBC. 

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), en septiembre se viene registrando una merma en los incendios. Foto:

Hasta el pasado martes se habían contabilizado 17.095 focos de incendios, un número que está por debajo del promedio anual durante este mes, que es de 33.426.

Las autoridades brasileñas también anunciaron que cerca de 63 personas fueron arrestadas y, además, se emitieron multas cercanas a los US$8,7 millones.

Bolsonaro, que habló ante la Asamblea de Naciones Unidas este martes, también anunció que el Ejército continuará desplegado en las zonas críticas hasta el 24 de octubre.

Sin embargo, organizaciones no gubernamentales como Greenpeace han mostrado su preocupación porque los incendios continúan arrasando el bosque nativo.

“Los incendios en la Amazonía continúan y hay compañías alrededor del mundo que siguen comprando carne que se produce en los campos arrasados por las llamas”, explicó la organización en su cuenta de Twitter.

Bolivia

Tal vez el país que más ha sufrido por los incendios forestales ha sido Bolivia. Este año las llamas se han extendido sobre 4,1 millones de hectáreas (datos hasta el 15 de septiembre), casi el doble de lo que se registró hace tres años. Y los bosques continúan ardiendo.

Bomberos
La región más afectada en Bolivia es Chiquitanía, una zona boscosa de transición entre la Amazonía y el Chaco. Foto: GETTY IMAGES vía BBC. 

A eso se sumó un pico en la región de Chiquitanía, en el centro del país, donde hasta finales de la semana anterior permanecían 49 focos de incendio en 14 municipios.

De acuerdo con el grupo ambientalista Fundación Amigos de la Naturaleza, los incendios forestales, que se extienden especialmente en la zona de Santa Cruz de la Sierra -centro del país-, ya superaron las 3,8 millones de hectáreas destruidas en 2010.

Si seguimos destruyendo el bosque amazónico, pronto llegaremos al punto de inflexión donde el bosque pierde su capacidad de reciclar la humedad y las precipitaciones”, le dijo a la agencia Reuters Lykke Andersen, jefe de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de Bolivia.

Muchos analistas han criticado la posición del presidente Evo Morales de no decretar en la zona la situación de emergencia, llamada “desastre nacional”, que permitiría una mayor diligencia para atender los incendios.

Morales, quien habló en la Cumbre del Medio Ambiente que se realiza en Nueva York como un evento paralelo a la Asamblea General de la ONU, dijo que “estamos ganando la batalla al fuego gracias a la respuesta rápida y efectiva del Gobierno”.

Mapa de Brasil

Sin embargo, esa no es la apreciación que hace la oposición, que acusa a Morales de no querer declarar la situación de emergencia porque podría obstruir sus aspiraciones a ser reelegido el próximo 20 de octubre.

“Las declaraciones de Evo Morales son una ofensa inadmisible a la más grave tragedia que hoy hiere a la Chiquitania. Es demasiado cinismo decir que actuó a tiempo, cuando el bosque sigue ardiendo“, señaló Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana.

Paraguay

Después de la declaración de emergencia del 9 de septiembre, la mayoría de los organismos de socorro están dedicados a apaciguar los incendios activos y a realizar una especie de inventario de los daños.

El pasado 16 de septiembre, el presidente Abdo Benítez debió cancelar un viaje a Roma, Italia, debido a que se habían reavivado por el viento los fuegos en la zona del Cerro Chovoreca.

Hasta el momento las llamas han destruido más de 241.000 hectáreas de vegetación en el norte del país, tanto en el Pantanal, como en Cerro Chovoreca, junto a la frontera con Bolivia.

Semana


Suben a 5,3 millones las hectáreas carbonizada en la amazonia y chiquitania de Bolivia

La Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) informó que a nivel nacional la cifra de hectáreas quemadas ha subido a según una estimación realizada a partir de imágenes satelitales de la NASA hasta el 25 de septiembre de 2019, según un reporte de la cadena Erbol.

Versiones recogidas en la última semana de que las pérdidas promediaban 3.500 millones de dólares solo en recursos forestales, mientras se calculaba en 2,3 millones de vidas animales sacrificadas tan sólo en la chiquitania, entre urinas, ‘capibaras’, ocelotes, osos hormigueros, tejones, pumas, ‘antas’, ciervos, jaguares, tortugas, lagartos, ‘jochis’, además de las especies acuáticas.

Un informe de la gobernación cruceña emitido por la secretaria de Medio Ambiente, contravino las afirmaciones militares de que el sinistro estaba controlado y sostuvo que 44incendios forestales continúan en los municipios de Santa Cruz,

“Se han detectado más de 5,3 millones de hectáreas quemadas en todo el país. La mayor parte de esta superficie se concentra en el Departamento de Santa Cruz, con aproximadamente 3,9 millones de ha quemadas (73%), seguido del Beni, con más de 1,2 millones de ha (23%)”, dice el reporte difundido por la FAN.

Hasta el 15 de septiembre la cifra de hectáreas quemadas era de 4,1 millones de hectáreas, es decir que en 10 días ese número subió en más de un millón, de acuerdo al reporte de Erbol

El 38% del total del área quemada (más de 2 millones de hectáreas) corresponde a bosques, mientras que el 62% (3,3 millones de hectáreas) es de áreas no boscosas, de acuerdo con el reporte de la Fundación.

Municipios

Según la FAN, los municipios con mayor superficie quemada en Santa Cruz son San Matías (836.498 ha), San Ignacio de Velasco (640.106 ha), Charagua (506.594 ha), Concepción (384.445 ha), Puerto Suarez (289.235 ha), San José de Chiquitos (265.943 ha), y San Rafael (254.434 ha).

En el Beni, los municipios más afectados son Exaltación (254.302 ha), San Ramón (244.493 ha), San Javier (105.300 ha) y Reyes (91.084 ha).

En La Paz, se han cuantificado 169.538 ha quemadas en el municipio de Ixiamas.

Bolpress


Se reactivan cuatro incendios y la Gobernación pide sanciones

El fuego no da tregua en la Chiquitania, la Gobernación de Santa Cruz reportó ayer la reactivación de incendios en Concepción, San Rafael, Urubichá y San Antonio de Lomerío. En total, son 38 los siniestros de consideración activos en todo el departamento. De acuerdo al reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) las llamas se avivan producto de los chaqueos que realizan colonos para limpiar sus parcelas, pese que existe una pausa ambiental que prohíbe esta actividad. En ese sentido, desde la gobernación cruceña, exigieron a la Autoridad de Fiscalización de Bosques y Tierra (ABT) realizar sanciones contra las personas que vulneran esta restricción.

De acuerdo al informe diario recabado por el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) hasta ayer se registraron 355 focos de quemas nuevos y existen 250 focos persistentes. En lo que va del mes de septiembre suman 11.536 focos de quema. Esta cifra supera, sin que un termine este periodo, los 10.381 puntos registrados en 2018.

El reporte advierte que un 64% del territorio del departamento está en riesgo de incendios forestales extremo y 8% muy alto.

Con relación a los municipios más afectados, el reporte oficial da cuenta, que 12 de los 38 incendios se concentran en el municipio de Concepción. En la víspera, el gobierno municipal de esta comuna informó que ya había agotado todos sus recursos para combatir las llamas, que afectan a 45 de las más de 150 comunidades que forman esta localidad.

Las zonas más afectadas de Concepción son Santa Mónica, Santa Elena, Monte Flor, Guapasal, Palestina, Güembé, Uruguaycito, El Carmen, Cerro Pelado, San Juan de las Rocas, Medio Montes y San Fermín.

El informe detalla que también se reactivaron dos incendios en el municipio de Puerto Suárez, que afectan al Parque Nacional Otuquis, y las comunidades Fin de mundo, San Juan, Yacuses, y el distrito Charagua.

Urgen sanciones

Enrique Bruno, director del COED, explicó que la raíz del problema sigue siendo la quema de parcelas productivas, pese que existe una pausa ambiental que prohíbe esta práctica.

“La gente continúa chaqueando sin ningún control, no hay ningún sancionado”, afirmó.

En este contexto, refirió que existe una ausencia del Estado a la hora de aplicar sanciones duras contra las personas que realizan este tipo de combustiones.

“Ellos pueden sancionar, pero vemos una ausencia absoluta de la ABT. No hay sanciones, hay un abandono de parte del Estado”, se quejó la autoridad.

Para Bruno la lucha contra los incendios se ha vuelto una especie de cacería de ratones.

“Un día apagas y luego aparecen más. Esto no va terminar hasta que llueva, porque la gente sigue quemando”, matizó.

Incluso el reporte elaborado en base a información satelital, da cuenta que el fuego se extendió en municipios en donde antes no se registraba ninguna quema, como Ascensión de Guarayos, en donde hay dos incendios activos, San Ramón, con un número similar, Yapacaní (un incendio activo) y San Antonio de Lomerío (tres).

“Son municipios que no se han declarado en emergencia, pero como Gobernación estamos monitoreando. Incluso San Antonio de Lomerío nos pidió que una cisterna”, dijo.

Se buscó una versión del director de la ABT, Omar Quiroga, sobre las observaciones hechas desde la Gobernación, pero no fue posible.

Ejército ve todo controlado

Si bien la Gobernación dejó en claro su preocupación por las constantes quemas, el comandante de la Octava División del Ejército, Jose Luis Salazar, informó que los incendios están siendo controlados en los principales puntos, como Concepción.

Según la autoridad castrense, cerca de 240 efectivos, entre soldados y oficiales, están en etapa de aniquilación de las llamas.

“Estamos trabajando con maquinaria, que nos proporcionó Defensa Civil, en todos los lugares donde está el fuego. En Concepción, los fuegos más grandes los hemos apagados”, señaló Salazar.

El militar sostuvo que tanto el avión Supertanker y el Ilyushin realizan entre cuatro y cinco descargas diarias para apoyar los trabajos de mitigación del desastre.

“Además hacemos más de 20 descargas con los otros helicópteros”, detalló el jefe militar.

Coincidió con Bruno, al señalar que existe gente que “no entiende y estamos procediendo con Policía, Fiscalía y la ABT para detener y citar a estas personas”.

“Se está procediendo de manera legal”, explicó el militar.

Consultado sobre los procesos por las quemas, el fiscal de distrito de Santa Cruz, Mirael Salguero, explicó que el Ministerio Público tienen abierto tres procesos penales en Roboré, Concepción y San Julián. En este último municipio, un acusado se acogió a un proceso abreviado y recibió una sentencia de tres años, evitando su reclusión en un centro penitenciario.

La autoridad judicial explicó que no se pueden imponer sanciones más duras, debido a que el delito de quemas tiene sentencia de cuatro y seis años.

“Se tendría que revisar las normas para ser más drásticos”, dijo.

Agregó que hasta el momento no se coordinó ningún tipo de acción con la ABT para sancionar a personas que provocan quemas.

“Con el anterior director de la ABT (Cliver Rocha), se está coordinando, pero con el nuevo director no”, explicó el fiscal.

Mientras el fuego persiste en la Chiquitania, ayer la décima marcha indígena descansa en San José de Chiquitos, se tiene previsto que la columna que pide la declaratoria de emergencia nacional llegue hoy hasta Pailón, en donde se prevé que se sumen más personas a la medida de protesta.

El Deber


VOLVER
Más notas sobre el tema